Documento sin título

Noticias

Untitled Document
Agenda
Eventos anteriores
Comunicado sobre la toma de la Facultad

A la comunidad universitaria de la Facultad de Filosofía y Letras

La toma de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA por parte de agrupaciones estudiantiles y el apoyo de la lista minoritaria "Naranja" de la AGD , amerita que la comunidad universitaria disponga de todos los elementos de juicio relativos al edificio y su proyecto de ampliación, de manera de poder elaborar una apreciación documentada de las circunstancias. Se sostiene que el reclamo de dicha toma tiene como argumento principal cuestiones de carácter edilicio al igual que lo que viene sucediendo en los colegios de la ciudad. Así se expresa un volante firmado por el Centro de Estudiantes de la Facultad:

"Frente a esta situación que en Filo se expresa con aulas super pobladas, falta de oferta horaria, reducción de presupuesto para becas y un edificio precario; mientras los planes de la gestión de construir un edificio para actividades aranceladas agudizan la política de recursos propios, los estudiantes decidimos en asamblea tomar la facultad con clases públicas y actividades..."

Nadie duda que en la universidad pública gratuita y masiva el problema de la relativa escasez de infraestructura educativa es una cuestión siempre latente, que las autoridades electas democráticamente -el decano y el consejo directivo- hemos tenido, junto a docentes, estudiantes y no docentes, presente en todo momento y que es y ha sido objeto de acciones encaminadas a resolver en sus diferentes aspectos. Por ello queremos responder uno por uno aquellos supuestos argumentos.

  1. Aulas: Lo concreto es que luego de mucho esfuerzo hemos podido inaugurar hace sólo un mes cuatro nuevas aulas totalmente equipadas, conjuntamente con el reequipamiento de otras 18 (dieciocho) aulas, gracias a un subsidio especial recibido del Ministerio de Educación de la Nación y que hemos completado como contrapartida con recursos propios de la Facultad. Esto no es lo óptimo ya que obviamente persisten necesidades, pero la mejoría en infraestructura para la enseñanza en el comienzo del segundo cuatrimestre ha sido señalada por todos como un camino de reversión de nuestros históricos problemas.
  2. Oferta horaria: producto de una gestión administrativa compleja, todas las materias tienen sus clases prácticas en todas las franjas horarias, siendo Filosofía y Letras la única Facultad con una alta matrícula que garantiza esta posibilidad.
  3. Seguridad y planos de evacuación del edificio: a partir del año pasado, la Facultad cuenta con la planificación de la evacuación del edificio (en el caso en que fuese necesario) y con un programa de mejora escalonado del sistema de seguridad.
  4. Plan integral de construcciones y mejoras edilicias: La gestión de la Facultad y su Consejo Directivo han decidido desde hace un año y medio producir un plan integral de la infraestructura, relevando las necesidades estructurales. Ello implicó rehacer el proyecto de construcción original del edificio adyacente del estacionamiento para poder radicar allí los distintos institutos de investigación científica que son orgullo de nuestra Facultad. Este proyecto cuyos pliegos han sido desarrollados aprovechando al máximo las posibilidades edilicias de acuerdo a las normativas constructivas vigentes, permitirá paralelamente habilitar el espacio actualmente ocupado en forma precaria y fuera de toda normativa de seguridad por parte de los institutos en el 4to. y parte del 5to. Pisos, además de liberar también aulas en la sede de 25 de mayo. El proyecto del nuevo edificio prevé la construcción de un total de 20 a 25 aulas para las actividades de grado (número sujeto a variación en función del tamaño final de las mismas).
  5. De manera complementaria, y para contribuir a la continuidad de los estudios de los alumnos que se encuentran en circunstancias socio-económicas adversas, la Facultad siempre ha garantizado, y lo seguirá haciendo al menos durante esta gestión, el otorgamiento de becas de apuntes a todos aquellos que la necesitan y ello lo saben los estudiantes de la Facultad. Aseverar que ha habido reducción del presupuesto para becas es faltarle el respeto a quienes las reciben. Por ello decimos que lo que observamos es una retórica sin fundamento. Lo único que estamos exigiendo es un manejo transparente de los fondos otorgados al Centro de Estudiantes para tal fin y que también provienen de los recursos propios de la Facultad.

  6. Estas acciones, que resultan visibles por quienes trabajamos y quienes estudiamos en Filosofía y Letras, forman parte de un proceso general de mejora de las condiciones de la vida universitaria. Por lo tanto resulta indignante observar cómo con cierta impunidad se pretende equiparar los esfuerzos de la comunidad universitaria por el sostenimiento de la universidad pública con el desfinanciamiento de la infraestructura de la educación media por parte del gobierno de la ciudad. Aún mas, todos sabemos que la cuestión universitaria no se agota en la vida de las aulas, aunque algunos protagonistas de la toma de la Facultad parezcan ignorarlo, sino que incluye integralmente la docencia -de grado y de postgrado-, la investigación y la extensión, actividades todas que cimientan la calidad en la producción de conocimientos y su sentido de pertinencia social y política para con la sociedad argentina que sostiene nuestra actividad.

    Cada una de estas actividades tiene demandas de infraestructura legítimas. Sin embargo el conjunto mayoritario de la comunidad educativa ha mostrado en todo momento una actitud de consenso en los usos del edificio, de sentido de responsabilidad por los recursos que recibimos del patrimonio público del esfuerzo de los trabajadores argentinos en su sostenimiento y de demanda democrática por los destinos de los fondos que corresponden al nivel universitario. Concretar el plan integral del edificio de Puan, así como las decisiones respecto de sus futuros usos, es una tarea de todos los sectores y claustros de la Facultad, quienes tendrán que expresar en las correspondientes mesas de trabajo abiertas para tal fin, sus expectativas y necesidades.

    En respeto a toda esa tarea colectiva que viene realizándose en Filosofía y Letras, queremos expresar nuestro profundo desagrado con las falacias y dislates con que pretenden justificar su actitud irresponsable quienes llevan adelante la toma de la Facultad, que nada tiene en común con lo que viene sucediendo en los colegios de la ciudad.

    Estos son en parte los hechos. No les pedimos a esas agrupaciones que reconozcan los esfuerzos del Consejo Directivo, la gestión y el conjunto mayoritario de la comunidad de la Facultad, porque nunca lo harán y tampoco lo necesitamos. Lo actuado habla por sí mismo y desmiente claramente que los problemas edilicios de la Facultad sean asimilables a la política de desfinanciamiento de las escuelas secundarias del gobierno privatista de la ciudad. Simplemente los interpelamos a que prescindan de tantos devaneos. Si quieren extender el legítimo conflicto estudiantil por los edificios en la ciudad y transformarlo en un problema con el gobierno nacional, allá ellos. Pero si ese es el objetivo que lo expresen claramente y no involucren a nuestra Facultad mediante artilugios retóricos inconsistentes, favoreciendo los intereses de la educación privada. Es que sinceramente nos da cierta pena ver a supuestos militantes de izquierda hacer ingresar a la Facultad a los canales televisivos del grupo Clarín, que gracias a ellos se pasean por nuestras aulas pretendiendo mostrar en forma amarillista algunas dificultades que obviamente tiene nuestra Universidad Pública, para el goce perverso de los mercaderes del conocimiento.

    Valoramos por cierto la voluntad de un grupo de estudiantes que ha hecho un trabajo práctico en una cátedra de la Facultad de Arquitectura para traer una propuesta edilicia. Estamos dispuestos a discutirla y compararla con la elaborada por los técnicos de la Facultad de acuerdo a lo propuesto por el Consejo Directivo, para que sea la comunidad universitaria quien decida finalmente. Pero ello debe hacerse en el marco de un debate honesto, responsable y con propuestas factibles, pues con la seguridad de tod@s no se juega. Dado que este es un tema de gran interés para tod@s, seguiremos informando los avances de la comisión ad hoc que viene trabajando en los temas edilicios hace ya dos años.



    Decano y autoridades electas de la Facultad de Filosofía y Letras