APUBA NO ADHIERE A LAS MEDIDAS DE FUERZA DE MOYANO

 

A partir de la puesta en marcha de un modelo que, después de la década de los ’90, ha evidenciado una permanente preocupación por buscar y aportar las respuestas que las trabajadoras y los trabajadores argentinos necesitábamos, nuestra organización –sostenida sobre la base del pluralismo de ideas y el respeto por el debate y  la construcción de consensos- ha expuesto siempre el reconocimiento del conjunto de las compañeras y compañeros no docentes de la Universidad de Buenos Aires por las respuestas concretas y efectivas que recibiera nuestro sector en estos años. El Convenio Colectivo de Trabajo con la consecuente re-jerarquización de un salario que se multiplicó varias veces en este período, configura el símbolo más elocuente de una política de estado que nos reconoce y nos incluye. 

 

Este crecimiento en nuestra grilla salarial también nos instaló masivamente en el conjunto de trabajadoras y trabajadores cuya remuneración supera hoy el mínimo no imponible definido para el cálculo del pago de Impuesto a las Ganancias. Hoy en la Argentina alrededor del 10 % del total de trabajadores cobran sueldos por encima del umbral tributario y en ese universo quedan incluidos más del 50 %  de quienes trabajan en las Universidades.

 

Resulta de absoluta evidencia que es imperiosa una actualización del mínimo no imponible para que el Impuesto a las Ganancias, que en su esencia es un gravamen concebido para distribuir la carga tributaria del modo más equitativo, vuelva a  reconocer que existen montos salariales razonables para un nivel de vida digno que no deben ser considerados “ganancia” y –por tanto- susceptibles de presión tributaria. En igual sentido, las trabajadoras y trabajadores no docentes de la UBA expresamos nuestra preocupación por el régimen de asignaciones familiares que excluye a la gran mayoría de nuestros compañeros en razón de los topes desactualizados que requieren ser revisados.

 

Con la misma convicción con la que sostenemos tales reivindicaciones, expresamos que no vamos a permitir que se las utilice con fines ajenos al exclusivo interés de cada compañera y cada compañero. Hoy, lamentablemente, un sector del movimiento obrero desconoce el camino recorrido por la Argentina en los últimos años y sale a confrontar y disputar poder pretendiendo utilizar como argumento las legítimas aspiraciones de los trabajadores. Nosotros, como organización representativa de las y los no docentes de la Universidad de Buenos Aires, expresamos la plena convicción sobre la justicia  de nuestros reclamos y entendemos que las respuestas a esos reclamos  es necesario que se hagan realidad en el menor tiempo posible, pero no nos sumamos a caprichosas aventuras que persiguen el único fin de confrontar y que utilizan la herramienta de lucha de los trabajadores como instrumento para alcanzar beneficios particulares invocando representatividades que, por propia responsabilidad, se fueron perdiendo a lo largo del tiempo.

 

 

Buenos Aires, 25 de junio de 2012

 

 

                                                                                                                                                                                                                                         COMISION DIRECTIVA