menú principal                                                                                  volver al programa


Actas del XI Coloquio Internacional de Geocrítica

LA PLANIFICACIÓN TERRITORIAL Y EL URBANISMO DESDE EL DIÁLOGO Y LA PARTICIPACIÓN

Buenos Aires, 2 - 7 de mayo de 2010
Universidad de Buenos Aires

 

 

LAS DINÁMICAS SOCIOESPACIALES de los CENTROs HISTÓRICOs versus lAS POLITICAS PÚBLICAS de CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO URBANO. El caso de BOGOTÁ (1994-2010)

 

Thierry Lulle

thierry.lulle@uexternado.edu.co

 

Amparo De Urbina

amparo.deurbina@uexternado.edu.co

Centro de Investigaciones sobre Dinámica Social - CIDS

Facultad de Ciencias Sociales y Humanas - Universidad Externado de Colombia

 


Las dinámicas socioespaciales de los centros históricos versus las políticas públicas de conservación del patrimonio urbano. El caso de Bogotá (1994-2010) (Resumen)

Los rápidos procesos de urbanización de las ciudades latinoamericanas han tenido un impacto directo e indirecto en su centro, en especial su centro histórico, afectando sus dinámicas espaciales, sociodemográficas, económicas, culturales. El centro histórico de Bogotá no ha sido ajeno a esta situación. Con el fin de revitalizarlo, desde principios de los años 1980,  una serie de políticas urbanas y culturales han sido diseñadas y parcialmente aplicadas tanto en el campo de la renovación urbana como en el de la conservación del patrimonio urbano construido. Recientemente serian objeto de una cierta reorientación. Se evaluaran estas políticas y sus impactos a la luz de la naturaleza de las transformaciones socio espaciales del centro histórico durante los últimos 16 años (1994-2010).

Palabras clave: Políticas públicas, conservación, patrimonio urbano, centro histórico de Bogotá, vivienda.


The socio-spacial dynamics of historical centers vs public policies of urban heritage conservation. The case of Bogotá (1994-2010)  (Abstract)

The rapid urbanization of Latin American cities have had a direct and indirect impact in their centers, especially its historic centers, affecting their spatial dynamics, demographic, economic, cultural. The historic center of Bogotá has not been immune to this situation. In order to revitalize it, since the early 1980s, a series of urban and cultural policies have been designed and partially implemented both in the field of urban renewal and the conservation of urban heritage built. It seems that lately the subject of a certain shift. These policies will be assessed and their impacts in the light of the nature of the socio-spatial transformations of the historic center during the past 16 years (1994-2010).

Keywords: Public policy, conservation, urban heritage, historic center of Bogotá, housing.


Introducción

 

En estas últimas décadas las ciudades latinoamericanas han conocido dinámicas fuertes tales como la expansión, (re-)densificación, metropolización, la aparición de nuevas centralidades, etc., las cuales han sido ampliamente analizadas (Ciccolella, 1999; De Mattos, 2002, entre otros). Estas mismas dinámicas han afectado directamente o no los centros de ciudad. Estos han conocido procesos de degradación y/o recuperación. Segmentos de población, con larga permanencia en el centro lo han abandonado; otros han llegado o regresado principalmente a través de los procesos de gentrification, y algunos más siguen muy arraigados. Los usos económicos, culturales, institucionales y residenciales han variado. A menudo la movilidad cotidiana en los centros ha aumentado pues en ellos transita una población flotante cada vez mayor. Dependiendo de su composición social, económica y cultural, los habitantes han podido expresar formas de movilización o resistencia o, al contrario, mantenerse en una inercia sorprendente.

Por lo tanto, también es sujeto a transformaciones el centro histórico y sus elementos patrimoniales, tanto en su dimensión físicoespacial como sociodemográfica, tanto en sus usos como en los discursos - pasando de la estigmatización a la valoración - que sobre él  circulan.

Frente a esta situación, varias políticas públicas se han diseñado y aplicado desde la cultura y el ordenamiento territorial. Las que provienen del campo de la cultura se fundan en distintas concepciones del patrimonio y su conservación: en un extremo, la de un patrimonio constituido por una colección de objetos monumentales valorados exclusivamente desde sus cualidades físicas, lo cual tiende a una cierta "museificación"; en estas políticas se opone esta visión de una colección de objetos individuales con la de conjunto. Al otro extremo, se ve la de un patrimonio entendido como soporte de vivencias y memorias. Las políticas que proceden del ordenamiento territorial presentan también algunas variantes: en un contexto de globalización acentuado, unas promueven el desarrollo económico conduciendo finalmente a una mercantilización del patrimonio cultural (a veces a través del turismo). Otras, en busca de una recuperación del centro optan por ejecutar proyectos de renovación o combinan estos dos enfoques. Menos frecuentes son las que aspiran más bien a un centro diverso, incluyente y sostenible, en el cual el patrimonio desempeñaría un papel vivo gracias a ciertos tipos de rehabilitación física o sociocultural. La articulación entre políticas culturales y políticas urbanas no siempre se da fácilmente.

El conjunto de estas dinámicas involucra directamente al patrimonio cultural construido de uso residencial. Este patrimonio, más específico, tiende a ser cada vez más importante en el marco de procesos de clasificación e inventarios, cuyos criterios incorporan nuevos tipos, estilos y períodos arquitectónicos. Sin embargo, paralelamente el uso residencial de estos mismos edificios tiende a disminuir o a continuar con cambios socioeconómicos en los habitantes, que ahora se "elitizan" o se empobrecen.

Frente a estas tendencias, se plantean varias preguntas: ¿Cuáles han sido los cambios en la estructura de usos en el centro histórico? ¿De qué manera se adaptan las estructuras existentes a las nuevas demandas en el sector? ¿Cuál es el estado actual del patrimonio de uso residencial? ¿Se ha logrado conservar este patrimonio? ¿Cuál ha sido realmente el impacto de las políticas de patrimonio y de desarrollo urbano y sus normas respectivas en el devenir del centro histórico?

Con el fin de aportar elementos de respuestas a estas preguntas y a esta reflexión, nos apoyamos aquí en el caso de Bogotá. Gran parte de estos mismos interrogantes derivan de los planteados en el marco de una investigación en curso titulada: "Patrimonio de uso residencial en el centro histórico de Bogotá. Practicas de los habitantes y políticas públicas", financiada por Colciencias (Departamento administrativo de la investigación científica en Colombia) y la Universidad Externado de Colombia y realizada por un equipo pluridisciplinario. El objetivo de esta investigación es conocer las formas de apropiación de las viviendas reconocidas como bienes de interés cultural (BIC) y sus entornos barriales en el centro histórico de Bogotá por parte de sus habitantes, así como la incidencia de las políticas urbanas y culturales en la transformación de este patrimonio en las últimas dos décadas.

En esta ponencia presentamos principalmente las transformaciones físicoespaciales y sociodemográficas del centro histórico durante los últimos quince años, a partir de lo cual tendremos unos criterios para proponer y probar unos posibles criterios de una evaluación de las políticas publicas de conservación del patrimonio que han sido diseñadas y aplicadas durante este mismo periodo.

En el manejo de los bienes de interés cultural, en el país han intervenido diferentes entidades; el patrimonio ha sido objeto de una gran variedad de normas, decretos, leyes, etc. y es aun objeto de discusión permanente. Han pasado muchas cosas desde los primeros intentos de protección jurídica del mismo cuando por ejemplo con la ley 5 de 1940 el Gobierno Colombiano pudo declarar inmuebles con valores históricos y artísticos como de utilidad pública. Tenemos un primer punto de referencia con la creación en 1980 de la Corporación La Candelaria, entidad que administró el patrimonio arquitectónico del centro histórico de la ciudad (Murcia, 2008); sin embargo, nos centraremos principalmente en una serie de fichas elaboradas en 1994 para esta misma Corporación la Candelaria -hoy Instituto Distrital de Patrimonio Cultural- (Teura, 1994). En estas fichas, que hacen referencia a 2156 predios, se encuentran registradas varias características de cada inmueble del centro histórico como el estado general (conservado, deteriorado, etc.), las alturas, los usos (residencial, comercial, cultural, institucional, mixtos, etc.), los usos de tipo residencial (uni o multifamiliar, inquilinatos, habitaciones, etc.) y, en algunos casos, los planos de los mismos. La información de 1994 se contrastó con datos actualizados obtenidos desde el Observatorio Inmobiliario Catastral (Unidad Administrativa de Catastro, 2010) para el sector histórico, que se hace referencia a variables similares a las utilizadas en las fichas de 1994, y a otras más que son de especial interés para el desarrollo de esta investigación como el tipo de propiedad, área de terreno y área construida y valores de suelo y de metro cuadrado construido; ésta información aunque no puede contrastarse con las fichas elaboradas por la antigua Corporación la Candelaria, nos proporciona una interesante perspectiva de la situación actual del centro, en aspectos muy específicos. Por otra parte, a partir de varias fuentes secundarias (censos de población de 1993 y 2005, Encuesta Calidad de Vida -ECV- de 2007) así como resultados de encuestas realizadas durante los últimos cuatro años o en curso por el mismo equipo de investigadores (en especial ver Parias y Palacio, 2006; de Urbina, 2008), pudimos elaborar un sondeo sociodemográfico para caracterizar algunos habitantes del centro histórico, sus formas de movilidad residencial, así como sus relaciones con el patrimonio. Así mismo, más bien a manera de primeras pistas de reflexión, en esta ponencia trataremos también de plantear una serie de preguntas e hipótesis acerca de los desfases que existen entre las políticas públicas y de protección del patrimonio con la situación actual del mismo.

La ponencia se divide en tres partes, la primera se refiere a los cambios espaciales en el centro histórico, la segunda a los cambios sociodemográficos de los residentes y la tercera a la norma y a la naturaleza de su posible impacto en el patrimonio de uso residencial.

El centro histórico durante los últimos quince años: pocos cambios visibles en lo físicoespacial, variaciones en los usos

El centro histórico de Bogotá, su delimitación y organización

El centro histórico de Bogotá[1], declarado Monumento Nacional desde 1959 está conformado por varios barrios: Egipto, La Concordia y Las Aguas ubicados en el sector oriental y Centro Administrativo y Catedral ubicados en el sector occidental del mismo; dichos barrios junto con Santa Bárbara y Belén ubicados al sur de Centro Administrativo y Egipto conforman la localidad de La Candelaria (ver Mapa 1) que en el caso particular de este sector constituye también la Unidad de Planeación Zonal del mismo nombre[2]. La zona a su vez forma parte de una pieza urbana mayor denominada Centro Metropolitano, delimitada y definida en el Plan de Ordenamiento Territorial de Bogotá[3] como tal "Por efecto de su condición como centro administrativo nacional y por reunir los espacios de más alta representatividad y dinámica económica de nivel metropolitano, regional y nacional" (Articulo 115, decreto 619 de 2000).

 

 

Figura 1: Localizacion área de estudio

Fuente: DAPD Alcaldía mayor de Bogotá.

Si bien la estructura físicoespacial del centro histórico ha cambiado entre los años 1950 y 1980 con una fuerte densificación, en especial en sus bordes occidental y norte, es decir en los barrios Catedral y Centro Administrativo atravesados por la Carrera Séptima (eje principal del centro), una zona que había sido muy afectada por el Bogotazo de 1948 (varios edificios habían sido incendiados y luego demolidos dejando lugar a nuevos edificios mas altos o a parqueaderos), o en otros barrios con lotes todavia disponibles, fue mucho menos el caso desde los años 1990. A partir de este momento, se observa más bien la reconversión, rehabilitación o restauración de algunos edificios existentes o la construcción en predios "englobados" o "desenglobados" de edificios nuevos cuya  volumetría y respeta las normas, lo cual los hace a veces invisibles desde la calle más todavía cuando la fachada sigue la misma. Sin embargo, es importante mirar más detalladamente lo que pasó con los usos.

El centro histórico y sus usos

Su papel de centro urbano lo hace por lo tanto ideal para la localización de actividades terciarias por lo que es un centro de servicios pero con unas condiciones físicas especiales: además de ser Monumento Nacional concentra la mayor parte[4] del patrimonio de la ciudad, algunos de los cuales son bienes de protección distrital -patrimonio arquitectónico- y otros protección nacional -monumentos nacionales-.

La norma de protección del Patrimonio de orden distrital en el centro histórico (decreto 678 de 1994) y fuera del mismo (Decreto 606 de 2001), así como el Ministerio de Cultura que se encarga de los Monumentos Nacionales no interviene, define o sanciona el uso que se le dé a éste tipo de inmuebles; la actividad predominante en un centro urbano es la actividad terciaria que además, está en permanentes proceso de mutación, cambio y ajuste, situación que afecta las estructuras patrimoniales en un centro histórico:

"El cambio de uso de áreas centrales, tanto en el interior del centro inicial como en su expansión, a menudo se hace sobre un parque inmobiliario que no fue construido para esos fines y lo somete a una gran tensión con resultados con frecuencia muy destructivos tanto sobre los inmuebles mismos como sobre el espacio público." (Jaramillo. 2006, pp. 16).

Cuadro 1. Destinación catastral de los inmuebles

 

  

 

Fuente. Elaboracion propia a partir de datos del

Observatorio Inmobiliario Catastral (Unidad Administrativa de Catastro 2010)

El cuadro 1 ilustra los usos predominantes en el centro para el 2010 teniendo en cuenta el número de metros cuadrados construidos, esto según datos tomados a partir de el Observatorio Inmobiliario Catastral de 2010 (Unidad Administrativa de Catastro). Aunque no es posible detectar la mezcla de usos en un mismo predio, es evidente que la actividad educativa aporta la mayor cantidad de metros cuadrados construidos respecto al total con un 18,17%, le sigue la actividad comercial con un 17,56% y luego la residencial con un 16,99 %.

Según mapas construidos para la investigación sobre el Patrimonio de uso residencial en el centro histórico, la estructura de usos del suelo podría resumirse así: la actividad residencial tiende a concentrarse de la carrera 4 hacia el oriente especialmente en los Barrios Egipto, Concordia y Las Aguas, donde existe una presencia importante de instituciones educativas privadas; la actividad comercial se ubica principalmente en el barrio La Catedral y sobre el borde de la Carrera décima en el barrio Centro Administrativo, coincidiendo con la zona donde se concentran los edificios de mas altura el sector; en el barrio Centro Administrativo prevalece la actividad cultural e institucional del sector (Figura 2).

 

 

 

Figura 2: Usos del suelo en el centro histórico 1994 - 2010

Fuente. Elaboracion propia a partir de TEURA (1994) y

Observatorio Inmobiliario Catastral (Unidad Administrativa de Catastro 2010)

 

Lo anterior puede verificarse desde los datos del Observatorio Inmobiliario Catastral de 2010 (Cuadro 2), donde se evidencia el predominio de la actividad residencial en el sector oriental, conformado por los barrios Egipto, Concordia y Aguas con un aporte del 34%; le sigue la actividad educativa y finalmente la comercial (30% y 8,7% respectivamente), que en metros cuadrados equivale apenas a la quinta parte de la actividad comercial de los barrios Catedral y Centro Administrativo; es evidente también que en estos barrios que conforman el sector occidental del centro predomina la actividad terciaria (comercio y oficinas con un 36%) junto con la institucional (24,3%), y que el número de metros cuadrados dedicados a la actividad residencial equivale apenas a la mitad de metros cuadrados destinados en los barrios Egipto, Concordia y Aguas (Cuadro 2). En el diagnóstico de la Propuesta de Plan Especial de Protección PEP (Zabala Corredor, 2005) se describe la actividad residencial de los barrios Centro Administrativo y Catedral como una pequeña concentración con presencia de inquilinatos, casas de lenocinio y hoteles por hora.

Cuadro 2. Destinacion Catastral de inmuebles por barrio

 

 

Fuente. Elaboracion propia a partir de datos del

Observatorio Inmobiliario Catastral (Unidad Administrativa de Catastro 2010)

 

Aunque en líneas generales podría percibirse que la estructura de usos se ha conservado de 1994 a la actualidad (mapa 2), no quiere decir que no se vengan dando cambios en la zona a lo largo del tiempo afectando o modificando ciertas dinámicas urbanas. Desde la Propuesta de Plan Especial de Protección PEP (Zabala Corredor, 2005) y en un ejercicio por reconstruir la evolución de los usos generales, pueden identificarse algunas dinámicas urbanas entre 1982[5] y 2005. Se diferencian cuatro periodos con características específicas: de 1982 a 1991, de 1991 a 1996, de 1996 a 2000 y de 2000 a 2005.

Persisten en las descripciones de cada uno de ellos los mismos fenómenos: consolidación de actividad institucional, especialmente educativas en la zona oriental, procesos de terciarización en sectores cercanos a universidades privadas presionando la actividad residencial, proceso de deterioro físico constante y fuga de población residente, situaciones que se acentúan en el periodo 1996-2000, momento en el cual se menciona también un déficit de equipamientos básicos para la población residente.

El aspecto donde se hace mayor énfasis durante toda la descripción anterior es el constante y prolongado proceso de consolidación que ha mostrado la actividad educativa en el sector oriental -barrios Egipto, Concordia y Aguas- y la consecuente presión que genera esta situación en la actividad residencial. En la tabla 2 es evidente para el 2010 el predominio en esta zona de los usos residencial (34,4%), educativo (30%) y comercial (8,7%), este último con un aporte muy bajo en metros cuadrados respecto a los dos primeros. Es decir que, aunque la actividad comercial es la tercera en aporte de metros cuadrados construidos, el área construida en metros cuadrados destinada a este uso en comparación a la residencial e institucional es bastante inferior. ¿Cuál es el impacto de la actividad educativa y comercial en la dinámica residencial de los barrios Egipto, Las Aguas y Concordia?

Encontrar una respuesta a esta pregunta desde levantamientos urbanos, datos y cifras catastrales es muy difícil, en apariencia para el ojo del observador que está en la calle parece no estar pasando nada especial en cada inmueble, pero de puertas para adentro la situación es distinta; la forma como la fuerte presencia de actividades educativas afecta la actividad residencial y las dinámicas de los residentes de los barrios orientales del centro -donde se concentra la muestra más importante - es una serie de practicas de propietarios y poseedores[6] tan "sutiles", que se van a dejar planteadas a manera de hipótesis desde la investigación "Patrimonio de uso residencial en el centro histórico de Bogotá". 

Antes de seguir, vale la pena presentar aquí algunos datos sobre las viviendas en La Candelaria. Según cifras de la ECV 2007, existen 7.648 viviendas, de las cuales el 54.6% corresponde a apartamentos, el 21.9% a casa, el 18.8% a cuartos en "inquilinatos"[7] y el 4.4% restante a otro tipo de vivienda. Estos datos no se diferencian mucho de los del promedio de Bogotá, salvo con respecto al número de inquilinatos, el cual es bastante elevado pues a nivel de Bogotá, tan solo el 3% de viviendas son inquilinatos.

Hacia nuevos usos

Con la consolidación de la actividad educativa en los barrios Las Aguas, La Concordia y Egipto, la demanda de servicios para estudiantes se incrementa (habitaciones estudiantiles[8] y actividades comerciales como papelerías, café Internet, restaurantes, cafeterías, etc.) en detrimento de equipamiento básico para la población residente; ante la oportunidad de obtener ganancias por prestar estos servicios, algunos poseedores, propietarios e incluso moradores modifican las estructuras de sus viviendas para adecuarlas a estos nuevos usos. Estas modificaciones se hacen sin el debido permiso de las instituciones encargadas de vigilar y conservar el patrimonio; dado que las actividades comerciales demandadas por la población estudiantil pueden funcionar en espacios muy reducidos, las modificaciones pueden pasar desapercibidas, y el aporte en metros cuadrados destinados para la actividad comercial en esta zona -8,7% según datos del Observatorio Inmobiliario Catastral 2010- son pocos en comparación a la actividad residencial y educativa -34,4% y 30% respectivamente-, lo que no quiere decir que no estén afectando la integridad del patrimonio de uso residencial.

 

 

Figura 3: Propiedad horizontal en el centro histórico

Fuente: TEURA (1994) y Observatorio Inmobiliario Catastral (Unidad Administrativa de Catastro 2010)

Con los servicios de habitaciones para estudiantes la situación es más sutil aún, pues obviamente desde las fachadas no se evidencia este uso, como sí sucede con las actividades comerciales, que requieren un acceso independiente desde la calle; entonces tanto los residentes como los inquilinos comparten la misma entrada a la casa lo que obviamente en fachada no evidencia el uso real; sucede también que muchos inmuebles que funcionaban como inquilinatos, ahora lo hacen como habitaciones estudiantiles, suponiendo que se podría cobrar un poco más por este servicio[9]. Aunque desde la Unidad de Planeación Zonal de la Candelaria estos usos son permitidos, para hacerlos legales debe hacerse una adecuación en el inmueble, que por su naturaleza de patrimonio necesita ser aprobada previamente por el Instituto de Patrimonio Cultural Distrital para posteriormente sacar una licencia de modificación. Dada la complejidad del trámite estas adecuaciones suelen hacerse sin la debida autorización recargando las estructuras e interviniendo en el patrimonio.

Pero ésta no es la única modalidad de modificación de estructuras, en los últimos años se ha venido dando también un fenómeno de rehabilitación de estructuras para uso residencial, son multifamiliares destinados a sectores pudiente de población, con apartamentos tipo de área reducidas. En el mapa 3 puede observarse la ubicación de las construcciones de propiedad horizontal en el centro histórico para 2010 especificando los casos en que es destinada al uso residencial; dicha actividad sigue ubicándose hacia la zona oriental de forma dispersa pero cada vez más evidente.

Finalmente, hay que señalar una última práctica: la rehabilitación de casas ocupadas generalmente por un solo hogar cuyos ingresos son mas bien altos, es decir relevando del proceso de gentrification. El diseño de la rehabilitación tiene que ser objeto de un control por parte del IDPC, lo cual no se da sin tensiones.

¿A qué cambios sociodemográficos responden los cambios observados en las estructuras espaciales y los usos?

Los habitantes del centro histórico: algunos cambios sociodemográficos marcados[10]

Circulan muchos prejuicios sobre las dinámicas sociodemográficas en el centro, algunos corresponden a ciertas realidades, otros no: despoblamiento marcado, empobrecimiento, inseguridad, pero más recientemente gentrification o cosmopolitización. De hecho, estas dinámicas son todas reales pero coexisten, lo cual contribuye a una situación cada vez más compleja difícilmente restituida en su conjunto.

Según datos de la ECV 2007, Bogotá cuenta con una población de 7'035.155 personas para el año 2007, de las cuales tan solo el 0,3% reside en La Candelaria (22.115 habitantes). La población de La Candelaria, en los últimos 34 años ha sufrido un descenso marcado, pasando de 35.047 habitantes en 1973 a 22.621 en 2005.

La composición sociodemográfica

Se nota un cambio en la composición por grupos de edad. La tendencia es una reducción de la población de edad inferior a los 15 años pasando de un 26.5% en 1993 a un 20% en 2005, mientras tenemos un crecimiento de la población de edad superior a los 60 años pasando de un 10% en 1993 a un 12.5% en 2005. Esta tendencia se observa a nivel de toda Bogotá; sin embargo, en esta localidad una diferencia: la pérdida de niños y la presencia de mayores son más marcadas.

Con respecto a las migraciones, en su trabajo: "Epicentro en mutación, concurrencia, metropolización y cosmopolitización del centro histórico de Bogotá", Oscar Alfonso resalta a partir de datos del censo 2005 dos aspectos relevantes:

·        Si bien son pocos numerosos, los inmigrantes nacionales a Bogotá que escogen el centro histórico como lugar de residencia provienen en mayoría de las regiones de Orinoquía y Amazonía y del Pacifico, es decir de regiones bastante alejadas y pobladas en gran parte por las llamadas minorías étnicas (indígenas y afrocolombianos).

·        Entre los extranjeros que viven en Bogotá, son principalmente europeos quienes escogen el centro histórico; sin embargo, esta presencia de extranjeros en La Candelaria no es proporcionalmente tan alta como en otras localidades (por ej. Chapinero o Usaquén).

En cuanto a la composición socioeconómica de la población, la localidad de La Candelaria es una zona que presenta niveles de pobreza medianos, comparados con las otras localidades de Bogotá según el índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI): 8.7% de personas pobres por NBI, mientras Santa Fe, la otra localidad del centro, un 15.3%, en Chapinero, la mas rica, un 3.1 % y en Ciudad Bolívar, la mas pobre, un 17.4%.

Existe en Colombia un sistema de estratificación socioeconómica de las viviendas[11], lo cual permite tener elementos sobre los ingresos de los hogares que ocupan estas viviendas. En La Candelaria, predominan los estratos 2 y 3. Sin embargo, esta zona al haber sido declarada como monumento nacional, ha recibido ciertos beneficios tributarios para crear incentivos para que los residentes conserven dicho patrimonio entre los que están la equiparación inicialmente a estrato 1 para el cobro de servicios públicos, exención de impuesto predial, entre otros. Poco a poco se ha subido el estrato pero sigue vigente esta lógica del incentivo. De tal forma que esta información es poco útil.

Otra aproximación al nivel socioeconómico interesante, porque más fina, es el calculo del llamado Indicador de Condición Social (ICS); se obtiene  a partir de una formula que relaciona los años de escolaridad de los miembros del hogar mayores de 15 años y  el hacinamiento (número de personas por pieza). En su trabajo sobre "El cambio social en el centro de Bogotá (1993-2005)[12]" (2009), las investigadoras Françoise Dureau y Marie Piron calcularon este índice para la ciudad de Bogotá y sus localidades diferenciando 6 clases de los mas pobres a los mas ricos. En La Candelaria, se observa una disminución de las dos clases más bajas, una permanencia de la clase más alta, un leve crecimiento de las clases intermedias. Por otra parte, este trabajo muestra cómo en esta localidad ha habido una cierta "complejización" sociodemográfica entre los años 1993 y 2005: degradación, conservación y mejoramiento de la condición de los hogares; por un lado, una población inmóvil en un contexto de deterioro social y por el otro, una clase de "gentrificadores" que han llegado al centro. Finalmente, la llegada de estudiantes que constituyen una nueva población del centro de la ciudad.

Con respecto al tipo de hogares presentes en La Candelaria, es muy importante resaltar la importancia numérica de los hogares unipersonales. En Bogotá existen un total de 1'978.528 hogares de los cuales el 0.4% están ubicados en La Candelaria, lo que corresponde a 7.820 hogares. En cuanto al número de personas que residen en cada hogar, en La Candelaria la mayoría de los hogares, están conformados por una (26.6%) o dos (23.1%) personas. Hogares con 3 personas representan un 18% del total y el 16.9% con 4.  Con más de 4 personas se tiene un 15% de hogares del área. A nivel de Bogotá, los hogares unipersonales tan solo representan el 9% del total de hogares en la ciudad y los hogares con dos personas el 17,6%. 

Los hogares de La Candelaria ocupan en gran mayoría una vivienda sin compartirla. El hacinamiento es bajo pues 1,022 %.

En cuanto a la forma de tenencia de la vivienda, más del 55% de los hogares viven en arriendo o subarriendo y el 35,2% en vivienda propia, ya sea pagada totalmente o que la están pagando y el 9,4% residen en usufructo u ocupante de hecho. A nivel de Bogotá, el 41.4% reside en arriendo o subarriendo y el 52,2% en vivienda propia totalmente pagada o que están pagándola y el 6,4% restante vive en usufructo u ocupante de hecho. Se puede concluir que en La Candelaria la relación entre propietarios y arrendatarios es inversa con respecto a la de Bogotá. En cambio, en esta misma localidad, la rotación de la vivienda es más baja que en otras localidades.

En varios trabajos sobre el centro (en especial Lulle y Chaparro, 2006), pudimos constatar que el espacio de vida de la población del centro  histórico es generalmente bastante reducido, muchos de los residentes trabajando o estudiando en el centro, teniendo un tiempo de desplazamiento promedio mas bajo, dado que una buena parte de ellos se desplazan a pie.

Finalmente, hay que señalar que, entre los habitantes del centro histórico, se observa un abanico de actitudes hacia el patrimonio bastante amplio: desde la valoración hasta extrema del vivir en el patrimonio hasta una indiferencia total pasando por la valoración del vivir en el centro (sin que el componente patrimonial de este mismo centro sea tan presente), el desconocimiento, el aprovechamiento, la trasgresión o el cuestionamiento de las normas de conservación por ser consideradas como excesivas o inadecuadas.

Estas características y cambios en la población y sus practicas residenciales y cotidianas nos permiten definir una cierta demanda (la cual estaría creciendo y cambiando con nuevos perfiles, en especial los estudiantes o gente de clase media y media alta a veces extranjera), pero también probables estrategias de parte de dueños de vivienda (alquilar o vender) o inversionistas interesados en aprovechar el segmento de esta nueva demanda que tendría mayores recursos económicos. Sin embargo, no se puede olvidar la permanencia de la presencia a veces muy antigua de una población de bajos recursos.

Impacto de la norma en la conservación del patrimonio

Para intentar reflexionar respecto al impacto que ha podido tener la norma en el patrimonio de uso residencial, se hará inicialmente un muy breve recorrido por las políticas patrimoniales y los hitos de la planificación urbana que intervienen en el centro histórico, se plantea desde preguntas e hipótesis el impacto que han podido tener en el patrimonio la aplicación simultanea de dos criterios normativos: el decreto 678 de 1994 que define las categorías de tratamiento predio a predio y la norma urbana aplicada en el sector desde la Unidad de Planeación Zonal La Candelaria. Teniendo en cuenta las categorías de tratamiento se inicia una reflexión en torno al impacto que éstas puedan tener en los precios por metro cuadrado y si este impacto, es finalmente, positivo o no para la conservación del patrimonio material. 

Antecedentes de la norma

En el manejo de los Bienes de Interés Cultural en el país han intervenido diferentes entidades, el patrimonio ha sido objeto de una gran variedad de normas, decretos, leyes, etc. y es aun objeto de discusión permanente. Han pasado muchas cosas desde los primeros intentos de protección jurídica del mismo cuando a través de la ley 14 de 1936 se incorporaron los principios de la Carta de Atenas de 1933, o cuando con la ley 5 de 1940 el Gobierno Colombiano pudo declarar inmuebles con valores históricos y artísticos como de utilidad pública. Centrándonos en el caso de Bogotá y su centro histórico vamos a recorrer su historia más reciente, teniendo como punto de partida los años 1980, decenio en el que se creó la Corporación La Candelaria (Murcia, 2008).

La Corporación La Candelaria a través de la aplicación de una normativa arquitectónica especial para el sector, se encargó de la conservación del centro histórico, fomentando la actividad residencial y cultural, promoviendo el mejoramiento y adecuación de infraestructura urbana. Para el año 2000, el Plan de Ordenamiento Territorial[13] reconoce el patrimonio como un elemento estructurante del territorio y encarga a la Corporación de la conservación del mismo, esta vez a una escala distrital acompañada por dos actores nuevos: el Consejo Asesor del Patrimonio Distrital que asesora en el diseño de políticas de conservación al Departamento Administrativo de Planeación Distrital; este último tiene también a su cargo los procesos de planeación, manejo, intervención y preservación del patrimonio construido (Murcia, 2008).

En noviembre de 2006 y mediante el acuerdo 256 del mismo año la Corporación la Candelaria se transforma en el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, el cual tiene ahora a cargo el tema patrimonial a nivel de todo el distrito. Adicionalmente a los controles y entidades mencionadas, cualquier intervención en el centro debe tener en cuenta el decreto 678 de 1994 que define las categorías de tratamiento de todos los inmuebles ubicados en La Candelaria, cuya reglamentación a su vez está registrada en el Plan Zonal Centro a través de la Unidad de Planeación de la Candelaria (Murcia, 2008). Estos actores no están solos en los procesos de gestión y conservación del patrimonio, es pertinente mencionar a la Empresa de Renovación Urbana (ERU)[14] que desde 1999 gestiona actuaciones urbanas integrales para recuperar sectores deteriorados de la ciudad generando una tensión en el sector pues a través de los procesos de renovación urbana privilegian la inversión privada poniendo en riesgo la integridad del patrimonio material.

Pero no solo ha sido el patrimonio y su gestión un punto de discusión a lo largo del tiempo: la delimitación del centro histórico se ha modificado de una norma a otra. En el mapa 4 se ilustran las últimas cinco delimitaciones que ha tenido, cada una de las cuales responde a un acuerdo o decreto en un año específico y con un criterio especial, pero ¿Cuáles son las consecuencias de este permanente cambio de delimitación en el patrimonio? Definir los limites del centro histórico es un punto de partida para su valoración y para la aplicación de la norma de protección, por lo tanto del control de usos del suelo y procesos de densificación; según se afirma en la Propuesta de Plan Especial de Protección (Zabala, 2005), existe un sector que ha sido incluido en todos los limites establecidos (correspondiente al de 1980) y que es el que actualmente estaría mejor conservado que en zonas donde la medida no ha sido constante y por lo tanto, algunas estructuras originales han desaparecido o donde los usos y las densidades han sido mas rentables.

 

Figura 4: Cronologia de limites del centro histórico

Fuente. Propuesta Plan Especial de Proteccion del Centro (Zabala 2005).

 

Sin embargo, y aunque en apariencia la norma parece haber conservado el patrimonio, por que las volumetrías y fachadas de ciertos sectores se mantiene, la realidad al interior de muchos de estos inmuebles ha sido otra. Como bien se describió en la primera parte de esta ponencia, existen formas para el pequeño propietario de transgredirla para su beneficio particular; el hecho de que estén vigentes simultáneamente un decreto con las categorías de tratamiento para cada inmueble (678 de 1994) y la norma urbana desde la Unidad de Planeación Zonal genera inconsistencias, confusiones y vacíos. Mientras desde el decreto se prohíben ciertos usos como el de habitaciones estudiantiles y hostales, desde la UPZ se permiten, eso sin con un trámite previo que parece tan complejo que muchos residentes prefieren obviarlo y transgredir la norma. Cualquier intervención o arreglo locativo que se deba hacer en Monumentos Nacionales o de conservación arquitectónica, deben ser aprobados previamente por el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural para posteriormente, según sea el caso tramitar la licencia de construcción correspondiente.

La amenaza de ruina que, desde el decreto 678 de 1994, no era causal de cambio de categoría -esto con el fin de prevenir acciones que atentaran contra la integridad del patrimonio, para conseguir mejores derechos de construcción- es algo que no se tiene en cuenta desde la UPZ. La gran pregunta es ¿Realmente se ha conseguido desde la norma una preservación del patrimonio? La respuesta depende del concepto que se tenga de patrimonio.

Impacto de las  categorías de tratamiento

La ley 163 de 1959 declara Monumento Nacional al centro histórico de Bogotá y fija como limites el área comprendida entre carrera 7 y Avenida Circunvalar y entre la calle 7 y la calle 13; el decreto 326 de 1992 amplia el área previamente definida hasta la carrera 10 y la Avenida Jiménez, adicionando nuevas manzanas hacia el costado norte y occidente y creando la necesidad de iniciar un nuevo proceso de reconocimiento de la zona y de cada uno de los inmuebles que en ella se encuentran. La antigua Corporación la Candelaria -hoy Instituto Distrital de Patrimonio Cultural- pone en marcha entonces un proyecto de reconocimiento urbano del sector: Morfología urbana y tipologías edificatorias en el centro histórico de Santafé de Bogotá (TEURA 1994).

El producto de ésta consultoría dirigida por las Arquitectas María Eugenia Martínez y Trudy Jordan desde el Taller del Espacio Urbano, Restauración y Arquitectónica TEURA (1994), son una serie de fichas arquitectónicas que hacen referencia a 2.156 predios del centro histórico, y la base para asignar las categorías de conservación de cada uno de los inmuebles ubicados en él según su valor arquitectónico, histórico, artístico y de contexto; el decreto 678 de 1994 define la categoría A como Monumento Nacional y su protección es de orden Nacional, la categoría B como de Conservación Arquitectónica cuya protección es de orden Distrital, la categoría C como inmueble re edificable y lote no edificado y la categoría D como inmuebles de transición (ver tabla 3). La asignación de cada una de estas categorías generan derechos de construcción (Categorías C y D) y exenciones tributarias (Categorías A y B) que pueden beneficiar o afectar los propietarios según sea su interés particular.

 

Cuadro 3: Categorías de tratamiento según decreto 678 de 1994.

Derechos de construcción y exenciones tributarias.

 

 

Fuente. Decreto 678 de 1994

 

Este listado de categorías de tratamiento para cada uno de los inmuebles que componen el sector declarado como centro histórico de la ciudad, es adoptado en 2007 para la UPZ de La Candelaria (reglamentada en el decreto 492 de dicho año); en el mismo se determina que "En un plazo máximo de dos (2) años los predios clasificados como de Conservación Arquitectónica [Categoría B] por el Decreto Distrital 678 de 1994, deberán ser re categorizados de acuerdo con lo establecido por el Decreto Distrital 190 de 2004 y demás normas aplicables"[15]. Al respecto llama la atención encontrar que el mencionado listado que aborda el centro predio a predio, es finalmente adoptado por la norma para ser parte del manejo y conservación del patrimonio material del sector histórico de la ciudad, a pesar de que la misma plantea la necesidad de revisarlo para re categorizar todos los inmuebles de conservación arquitectónica -es decir la categoría B- que representa la mayor cantidad de inmuebles[16] (ver Figura 5).

 

 

Figura 5: Georeferenciacion de las categorias de tratamiento según decreto 678 de 1994 para 2010

Fuente: Decreto 678 de 1994 y Observatorio Inmobiliario Catastral (Unidad Administrativa de Catastro 2010)

 

Si la UPZ La Candelaria no fue diseñada en respuesta a dicho listado y sin embargo lo adopta entonces ¿Cuáles han sido las consecuencias de tal situación en la conservación del centro histórico de la ciudad? Estos derechos de construcción y exenciones tributarias asignadas según categorías de tratamiento a cada uno de los inmuebles que componen el sector declarado como centro histórico de la ciudad ¿Imponen un manejo predio a predio que prevalece incluso sobre normas como el Plan Zonal Centro y la Unidad de Planeación Zonal de la Candelaria? ¿El manejo de un listado de categorías de tratamiento predio a predio impide o contradice de alguna manera lo estipulado en la UPZ? ¿Estas categorías obstaculizan la intención de manejo urbanístico de la UPZ? Teniendo en cuenta que para marzo de 2010 se finalizó una consultoría cuyo objeto era re categorizar los inmuebles de conservación arquitectónica (categoría B) para cumplir con los requerimientos de la UPZ la Candelaria ¿Cuáles han podido ser las consecuencias en estos diez años de vigencia de la norma en el patrimonio de uso residencial?

Tanto la delimitación del centro histórico como la categorización de los inmuebles, nos llevan a considerar ahora la posición del sector inmobiliario.

A partir de de la reconstrucción de la trayectoria de precios de espacios residenciales en el centro histórico y su centro expandido, Adriana Parias (2006) reconstruye la dinámica inmobiliaria entre 1930 y 2005; para esta ponencia retomamos el periodo 1980-2005 donde se construye la trayectoria de los barrios residenciales populares Egipto, Las Cruces y Santa Bárbara[17]; este periodo de tiempo se inscribe en lo que la autora define como una transición de la representación negativa hacia una mas positiva del sector, pues es objeto de programas de renovación y conservación -aunque demuestra desde dicho análisis que no se logró la atracción de capital, que es uno de los objetivos del Plan Zonal Centro y del POT-. En líneas generales los precios se mantienen relativamente estables en la década de los 80, diminuyendo entre 1985 y 1990, retomando ritmo creciente en los siguientes cinco años, volviendo a descender entre 1995 y 2000 y teniendo un nuevo ascenso entre 2000 y 2005 ¿Existe alguna dinámica específica de precios para la actividad residencial según las categorías de tratamiento?

Tal vez desde una perspectiva económica, haciendo un análisis comparativo para el uso residencial entre las categorías de tratamiento establecidas en el decreto 678 de 1994, se podrían identificar posibles impactos de la norma, esto teniendo en cuenta que La Candelaria como sector patrimonial tiene unas condiciones inmobiliarias especiales. En sectores donde no existen Bienes de Interés Cultural los valores de metro cuadrado de tierra son más o menos homogéneos para la zona, pues las condiciones de edificabilidad son similares para todos y el precio permanece estable ¿Qué pasa con las condiciones de edificabilidad del centro histórico? A pesar de que las categorías de tratamiento se asignan según las condiciones físicas del inmueble, estas afectan directamente al lote que conserva la categoría asignada a pesar de que la construcción desaparezca[18], esta situación se da mientras el propietario solicite ante el Departamento de Planeación Distrital una re categorización. Teniendo en cuenta que la categoría A tiene las mayores restricciones del sector seguida por la categoría B y luego la C (Cuadro 4), el precio del metro cuadrado de tierra de los inmuebles categoría A seria inferior a los precios de metro cuadrado de categoría B y este a su vez inferior al precio del metro cuadrado de categoría C.

Cuadro 4: Valor promedio metro cuadrado lote y espacio construido.

 

 

Fuente: Observatorio Inmobiliario Catastral (Unidad Administrativa de Catastro 2010)

 

Curiosamente, cuando se revisan los precios de metro cuadrado de tierra para cada categoría en el área de estudio (Cuadro 3) es la categoría A -con mayores restricciones de edificabilidad- la que muestra el precio por metro cuadrado mas costoso específicamente en los barrios La Catedral y en Centro Administrativo, ambos barrios con una fuerte presencia de actividad terciaria e institucional; el precio del suelo esta incluso por encima del precio del metro cuadrado construido ¿Esta situación pone en peligro la integridad de el activo construido, en este caso el Monumento Nacional? En el barrio La Catedral para las tres categorías de tratamiento presentes el valor de metro cuadrado de tierra es superior al valor del activo construido, entonces, y siguiendo con el orden de ideas planteado ¿Corren o han corrido peligro los bienes de interés cultural ubicados en el Barrio La Catedral? Los precios promedio por metro cuadrado de tierra para los barrios orientales de la Candelaria, es decir Egipto, La Concordia y Las Aguas son los más bajos de la zona, y muy similares a los precios de metro cuadrado construido en los mismos, al respecto y continuando por la misma línea ¿Los Bienes de Interés Cultural de estos barrios tienen mayores garantías para su preservación? ¿Los bajos precios por metro cuadrado responden a la reducida área de los lotes o a la poca área construida en ellos? Lo cierto es que los precios mas baratos de tierra están donde están los lotes más pequeños del barrio, es decir en las zonas con una importante concentración residencial (Figura 6).

 

 

Figura 6: Rango area lotes 2010

Fuente. Observatorio Inmobiliario Catastral (Unidad Administrativa de Catastro 2010)

El documento "Desarrollo y complementación de la política de patrimonio cultural construido del Distrito Capital" (Martínez, 2004), haciendo alusión a un estudio de caso del sector histórico, desarrollado por la firma Borrero & Ochoa para ésta consultoría, concluyen a partir de un juicioso ejercicio de análisis utilizando datos de ofertas, avalúos y transacciones comerciales en 2001 y 2002, que el buen estado de la construcción incide en el precio del metro cuadrado construido, es decir lo hace mas costoso. Esta afirmación se basa que para los Bienes de Interés Cultural en el área de estudio aquello que adquiere el comprador es finalmente un espacio construido que será rehabilitado, restaurado o recuperado posteriormente por que las posibilidades de aprovechar los índices de construcción son muy restringidas; por lo tanto se sugiere que los posibles costos de las obras necesarias a futuro para ocupar el lugar inciden en el precio del metro cuadrado construido haciéndolo más costoso ¿Puede interpretarse esto como un indicador de conservación del patrimonio? ¿Funciona como una especie de incentivo para los propietarios del patrimonio? ¿Esta situación es algo que se ha logrado desde el manejo predio a predio según categorías de tratamiento?

 

Conclusión

Los cambios que se han presentado en el centro histórico de Bogotá desde principios de los años 1990, han sido más bien discretos y contribuyendo a una cierta complejidad de la situación socioespacial propia del centro. Esta constatación podria hacer pensar en una primera lectura que, de hecho, las normas hacia la conservación del patrimonio cultural construido han sido efectivas. Sin embargo, al identificar más detalladamente estos diversos cambios y al tratar de analizarlos, confrontándolos con las normas de conservación y de urbanismo, son en realidad muchos los interrogantes que se abren a partir de un intento de entender el impacto de la política de protección del patrimonio.

Desde la norma no siempre se han logrado resultados positivos en lo que se refiere al tema de la conservación. Son tantos los decretos, leyes, resoluciones expedidas que con la intención de conservar el patrimonio intervienen en el tema que finalmente se convierte en una tarea confusa tratar de desenredar los procedimientos y entender los criterios. Lo que está claro es que existe un interés por conservar nuestra herencia. Sin embargo, se necesita aclarar cómo se entiende el patrimonio, su conservación, las tensiones entre la conservación y la renovación, entre lo cultural y lo urbanístico, así como evidenciar las interacciones entre los distintos actores del sistema que produce la ciudad y sus componentes: el sector público, el sector privado y los habitantes, organizados o no. En una coyuntura en la cual el mercado en el sector parecería volverse más dinámico, es importante definir con claridad el papel del sector público. Hacer que la norma funcione no es suficiente, hay que ver al servicio de quiénes, con qué intereses. Integrar la comunidad con toda su diversidad y complejidad a participar en estos procesos, no es una tarea fácil, pero necesaria para que la conservación del patrimonio sea social y culturalmente compartida.

 

BIBLIOGRAFIA

 

Alcaldía Mayor de Bogotá - Secretaría Distrital de Planeación, DANE. "Encuesta de calidad de vida, 2007.

 

ALFONSO ROA, O. Epicentrismo en mutación. Concurrencia, metropolización y cosmopolitización del centro histórico de Bogotá. Seminario internacional: "Conservación y renovación en los centros de ciudad" (nov.9-10 de 2009, Bogotá, Hotel Sheraton, Secretaría Distrital de Planeación, Alcaldía Mayor de Bogotá).

 

CICCOLELLA, P. Globalización y dualización en la región metropolitana de Buenos Aires. Grandes inversiones y reestructuración socio-territorial en los años noventa. Eure, Revista latinoamericana de Estudios Urbano Regionales, Santiago de Chile: Pontificia Universidad Católica de Chile,  25, 70, 1999.

 

DE MATTOS. C. Transformación de las ciudades latinoamericanas, impactos de la globalización. Eure, Revista latinoamericana de Estudios Urbano Regionales, Santiago de Chile: Pontificia Universidad Católica de Chile, 28, 85, 2002.

 

Decreto 619 de 2000. Bogotá, Colombia.

 

Decreto 678 de1994. Bogotá, Colombia.

 

DE URBINA GONZÁLEZ, A. Crecimiento de Bogotá y dispersión de actividades bancarias desde su centro histórico. 1950-2000. Bogotá, Centro Interdisciplinario de Estudios Regionales CIDER, Universidad de los Andes, 2006.

 

DUREAU, F. y PIRON, M. El cambio social en el centro de Bogotá. 1993-2005. Seminario internacional: "Patrimonio y Ciudad: La transformación de los centros en América Latina". (Nov. 4-6 de 2009, Medellín, Jardín botánico, Departamento Administrativo de Planeación de Medellín).

 

JARAMILLO, S. Reflexiones sobre las políticas de recuperación del centro (y del centro histórico) de Bogotá. Bogotá, CEDE - Universidad de los Andes, Documento CEDE, 2006-40.

 

LULLE, T. y CHAPARRO J. "Habiter un centre ville en voie de requalification. Pratiques et représentations spatiales des résidents du centre de Bogota". Seminario internacional de investigación: "Volver al "centro": políticas de recalificación, transformaciones urbanas y practicas citadinas en las áreas centrales de las grandes ciudades de América latina" organizado por el IRD y el CREDAL-CNRS  (Paris, junio 6-8 de 2006, Maison de l'Amérique latine - IHEAL).

 

MARTINEZ DELGADO, M. E. Desarrollo y complementación de la Política de patrimonio cultural construido del Distrito Capital. Producto final. Consultoría para el DAPD - Alcaldía Mayor de Bogotá, Bogotá, Universidad Externado de Colombia, 2004.

 

MURCIA IJJASZ, I. El papel de las entidades públicas en la recuperación del patrimonio cultural en Bogotá. Revista DeArquitectura. Bogotá, Universidad de los Andes, Facultad de Arquitectura. Nº 3, 2008, pp. 40- 43.

 

PARIAS, A. Representaciones de la ciudad y trayectoria de los precios del espacio residencial en el centro histórico de Bogotá, 1930-2005. En: Construcción de Lugares-patrimonio. El Centro Histórico y el Humedal Córdoba en Bogotá. Bogotá, Universidad Externado de Colombia - Colciencias, 2006, pp. 27-84.

 

PARIAS, A. y PALACIO, D. C. (eds.). Construcción de Lugares-patrimonio. El Centro Histórico y el Humedal Córdoba en Bogotá. Bogotá, Universidad Externado de Colombia - Colciencias, 2006, 477 p.

 

TEURA (Taller del Espacio Urbano, Restauración y Arquitectura). Centro histórico de Bogotá. Inventario arquitectónico. Consultoría Corporación La Candelaria, Bogotá,  documento sin publicar, 1994.

 

TEURA (Taller del Espacio Urbano, Restauración y Arquitectura). Morfología urbana y tipologías edificatorias en el centro histórico de Santafé de Bogotá. Consultoría Corporación La Candelaria, Bogotá, documento sin publicar, 1994.

 

Unidad Administrativa de Catastro Distrital. Observatorio Inmobiliario Catastral, SDH, Alcaldía Mayor de Bogotá, documento sin publicar, 2010.

 

ZABALA CORREDOR, S. K., Plan Especial de Protección del Centro Histórico de Bogotá, Consultaría DAPD, Alcaldía Mayor de Bogotá, 2005.

 

Notas



[1] Bogotá, capital de Colombia, fue fundada en 1538; su población en 1900 era apenas cercana a los 100.000 y hoy en día supera los 7´000.000 de habitantes. La mayor parte de su espacio urbano construido se ha dado en forma desmesurada en la segunda mitad del siglo XX, mientras entre 1938 y 1973 su población se multiplicó por 9 y su área urbanizada por 12.

[2] Las localidades son unidades territoriales compuestas por barrios, funcionan como unidades administrativas que están bajo la jurisdicción de un Alcalde Menor. Las Unidades de Planeación Zonal son la herramienta para planificar el desarrollo urbano a nivel zonal; suelen ser en área más pequeñas que las localidades y más grandes que un barrio;  La Candelaria es un caso especial en la división político administrativa y de planificación urbana en la ciudad pues corresponde a la misma área. Es importante precisar aquí que los datos que provienen de los censos o Encuestas Calidad de Vida, se refieren a la localidad de La Candelaria y no al centro histórico mismo.

[3] Desde el Plan de Ordenamiento Territorial [POT], aprobado en 2000, ajustado en 2004 y en actual proceso de reformulación, se determina la destinación general del suelo teniendo en cuenta la vocación del territorio. El  POT de Bogotá delimita el Centro Metropolitano como centro expandido existente, es decir la UPZ de la Candelaria y su pericentro, abarcando un área mucho mayor al área de estudio.

[4] El total de Bienes de Interés Cultural de Bogotá se ubica en forma dispersa en la ciudad, en un área ocupando un área mayor a la del centro histórico.

[5] En 1982 la Corporación La Candelaria llevaba dos años en la función de liderar, regular y acompañar actuaciones sobre el patrimonio del centro histórico de la ciudad.

[6] Existen en el sector varias categorías de responsables de inmuebles de patrimonio a tener en cuenta: a diferencia de los propietarios, los poseedores tienen el usufructo del bien pero no su propiedad; los arrendatarios e inquilinos pagan a un propietario o poseedor por ocupar un cuarto o apartamento; los moradores no pagan nada por el usufructo del bien pero no son ni poseedores ni propietarios. 

[7] Es una edificación adaptada o transformada en la cual se encuentran varias viviendas que, carece de servicio sanitario y de cocina en su interior o como máximo dispone de uno de estos servicios (ECV 2007).

[8] Es evidente que ha crecido la potencial demanda en alojamiento de parte de los estudiantes pues su número ha aumentado fuertemente; sin embargo, hay que precisar también que el perfil del estudiante demandante es relativamente reciente, generalmente la vivienda de sus padres quedando bastante lejos del centro o incluso de la ciudad.

[9] Habría que mencionar también el fenómeno de adecuación de edificios (generalmente casas antiguas amplias) para hostales, en los cuales se alojarían principalmente turistas extranjeros con recursos limitados.

[10] Esta parte presenta datos procesados a partir de los censos de población de 1993 y 2005, así como de la Encuesta de Calidad de Vida ECV 2007. Se contó con la colaboración de Carlos Moreno, miembro del equipo de investigadores del Externado.

[11] Es un sistema de clasificación de las viviendas en categorías definidas por la calidad del entorno y de los materiales empleados, con el fin de otorgar subsidios a los residentes más pobres. Esta estratificación va desde 1 (el más pobre) hasta 6 (el más rico).

[12] Trabajo realizado en el marco del programa METAL ("Metrópolis de América Latina en la mundialización"), financiado principalmente por el ANR-AIRD de Francia, que tiene como objetivo estudiar las reconfiguraciones territoriales que se están llevando a cabo en la actualidad en tres ciudades latinoamericanas (Sao Paulo, Santiago de Chile y Bogotá) y que iniciaron después de los años 1980, en especial la evolución de la población y las nuevas formas de su diferenciación espacial en las ciudades.

[13] Desde el Plan de Ordenamiento Territorial [POT] se determina la destinación general del suelo teniendo en cuenta la vocación del territorio.

[14] Empresa comercial e industrial del Distrito Capital, vinculada a la Secretaría de Hábitat.

[15] Parágrafo 3 del articulo 31, decreto 492 de 2007.

[16] Para el 2010 la categoría B o de conservación arquitectónica predomina en el sector con 6499 inmuebles declarados desde 1994, le sigue la categoría C (inmuebles re edificables y sin edificar) con 3352 casos; solo existen 78 Monumentos Nacionales en el sector cuyo manejo corresponde al Ministerio de Cultura; sin categoría por cambio de numero catastral 28 inmuebles y sin asignar desde el decreto 678 de 1994, 282 inmuebles. Información extraída a partir de datos del Observatorio Inmobiliario Catastral 2010 y el listado de clasificación de categorías de tratamiento decreto 678 de 1994.

[17] Aunque no se incluyen los barrios Las Aguas y Concordia que forman parte del área de estudio, este análisis es completamente pertinente para el tema de la dinámica inmobiliaria residencial en el centro. Los barrios seleccionados por la autora corresponden a los más populares del centro, es por esa definición que se incluye a Santa Bárbara, un barrio al sur de Egipto y que forma parte de la Unidad de Planeación Zonal La Candelaria.

[18] Parágrafo 2, del articulo 5 del decreto 678 de 1994 "La categoría asignada por el presente Decreto a los predios y edificaciones no se pierde al desaparecer la construcción".

 
<http://www.filo.uba.ar/contenidos/investigacion/institutos/geo/geocritica2010/676.htm>


volver al programa

logogeocritica