menú principal                                                                                  volver al programa

 

Actas del XI Coloquio Internacional de Geocrítica

LA PLANIFICACIÓN TERRITORIAL Y EL URBANISMO DESDE EL DIÁLOGO

Y LA PARTICIPACIÓN

Buenos Aires, 2 - 7 de mayo de 2010
Universidad de Buenos Aires

 

El Paseo Marítimo de la VilLa Olímpica:

Un análisis según los seis puntos de Garvin

 

Cristiane Mouta Almeida da Silva Brito

Barcelona

crismouta@gmail.com

 

 


 

El paseo marítimo de la villa olímpica: un análisis según los seis puntos de Garvin (Resumen)

 

Los grandes eventos de porte internacional hacen parte de la historia de la ciudad de Barcelona, marcando épocas y transformaciones urbanas, como es el caso de Los Juegos Olímpicos de 1992. Como ejemplo del legado de este evento hay La Villa Olímpica, una de las más emblemáticas intervenciones urbanas realizadas en la ciudad. El Paseo Marítimo, uno de los elementos que componen este gran proyecto, es el objeto de este estudio, cuyo objetivo es evaluar su éxito según los seis criterios de Garvin: mercado, localización, diseño, financiamiento, liderazgo y tiempo. Según este análisis, se percibe el éxito en la mayoría de los puntos considerados del Paseo Marítimo de la Villa Olímpica, con muy pocos factores negativos en el conjunto del proyecto.

 

Palabras-clave: Barcelona, Paseo Marítimo, Análisis Urbanístico.

 


 

The promenade of the olimpyc village: an analysis acoording to the six points of Garvin (Abstract)

 

The large international events are part of Barcelona's history, defining periods and urban transformations, as it is the case of the 1992 Olympic Games. One example of the legacy of this event is the Olympic Villa, one of the most emblematic urban interventions accomplished in the city. The Paseo Marítimo, one of the elements of this huge intervention, is the object of this study whose objective is to evaluate its success according to Garvin‘s six criteria: market, location, design, financing, leadership and time. According to this analysis, it is perceived a success on the majority of the points considered of the Paseo Marítimo in the Olympic Villa, with very few factors that turn to be negative on the project overall.

 

Keywords: Barcelona, Paseo Marítimo, City-planning Analysis.

 


 

Introducción

 

La ciudad de Barcelona fue marcada por varios eventos de porte internacional al largo de su historia, que fueran poco a poco remodelando la ciudad. Se trata de la Exposición Universal de 1888, cuja contribución principal fue la urbanización del terreno de la Ciutadella, antigua fortificación militar, la Exposición Internacional de 1929, con la urbanización de la Plaza España y el complexo de pabilones, el Congreso Eucarístico Internacional de 1952, con la urbanización de una nueva área, el Congrés, los Juegos Olímpicos de 1992, con cuatro áreas de intervención, con destaque para la Villa Olímpica y el Puerto Olímpico, con la intención de recuperar áreas industriales degradadas, y el Fórum Universal de las Culturas de 2004, con la urbanización de las áreas próximas del rio Besòs, además del Edificio Fórum, el Centro de Convenciones Internacionales, parques y áreas de exposiciones.

 

Con la realización de los Juegos Olímpicos de 1992, Barcelona ha logrado uno de sus objetivos: empezar a abrirse al mar. El proyecto del nuevo barrio de la Villa Olímpica ha tenido repercusión internacional y ha impulsado otras intervenciones posteriores. La transformación del paseo marítimo de la ciudad, antes marcado por un escenario industrial y degradado, era un deseo antiguo y finalmente se consolidó con las intervenciones de los juegos Olímpicos.

 

El Paseo Marítimo de la Villa Olímpica, decurrente de este proyecto, es el objeto de este trabajo, que tiene como objetivo evaluar su éxito según los seis criterios de Garvin: mercado, localización, diseño, financiamiento, liderazgo y tiempo.

 

Para desarrollar este análisis, se hizo en principio una búsqueda bibliográfica de asuntos relacionados al proyecto del objeto de estudio, un estudio del proyecto y su contexto urbano y luego aplicar los seis conceptos de evaluación de Garvin, para evaluar hasta qué punto el proyecto urbano del Paseo Marítimo de la Villa Olímpica ha tenido éxito.

 

Los seis puntos de Garvin, descriptos en la primera parte del trabajo, van siendo aplicados y evaluados al largo del análisis del proyecto y adaptándose a la realidad de la ciudad de Barcelona ya que han sido desarrollados para ciudades de Norte América. Esos puntos reúnen factores importantes en relación a la evaluación de proyectos urbanos que juntos caracterizan los resultados positivos que deben tener un proyecto urbano.

 

A partir de esta evaluación se pudo constatar que el Paseo Marítimo de la Villa Olímpica ha logrado éxitos en gran parte del proyecto y ha traído grandes contribuciones urbanísticas para la ciudad de Barcelona, aunque se haya encontrado algunos puntos negativos.

 

El Paseo Marítimo de la Villa Olímpica según los seis puntos de Garvin.

 

Los seis puntos de análisis para el éxito del proyecto, según Alexander Garvin

 

Alexander Garvin es un notable urbanista y educador americano y ha desarrollado proyectos de elevada importancia urbanística como director del planeamiento, del diseño, y del desarrollo de la corporación del Lower Manhattan y comisión de planeamiento de la ciudad de New York. En su libro más conocido, The American City: What Works, What Doesn't, Garvin hace una crítica sobre el modo como las ciudades han fallado y han tenido éxitos en la planificación de sus futuros, además de presentar seis ingredientes básicos para el éxito del proyecto urbano: mercado, localización, diseño, financiamiento, liderazgo y tiempo.

 

a)  Mercado

Según Garvin, un punto positivo sería el de que un grupo específico de personas debe querer los bienes y servicios implicados en un proyecto de planeamiento urbano y debe estar dispuesto y ser capaz de pagar por esto. Es decir, hay que tener una demanda completa, una población capaz y que necesite adquirir algo en el proyecto propuesto.

 

b) Localización

El local elegido para el proyecto hay que tener buenas características físicas, tales como un paisaje hermoso o un valor histórico, así como su proximidad a otras áreas de importancia relevante en la ciudad. Las características del entorno y del lugar han de ser cualificadas.

           

c) Diseño

El este punto Garvin no se refiere al Diseño apenas como el estilo arquitectónico del proyecto, pero sí de qué modo es un área funcional y atractiva a los usuarios y visitantes. Por lo tanto, no es solamente una cuestión estética, pero también de la utilidad del lugar.

 

d) Financiamiento

El éxito del financiamiento está en diseñar la gestión del proyecto y atender con cuidado sus costes y los recursos disponibles. Debe ser capaz de valorar bien cuál es el coste, sin olvidar del mantenimiento, sin lo cual el proyecto no funcionaria. Según Garvin, el mantenimiento es la clave para el suceso del proyecto.

 

e) Liderazgo

El liderazgo es otro factor determinante del éxito para un proyecto. La capacidad de iniciativa y la voluntad de ponerlo en marcha son fundamentales. Un plan urbanístico no es solamente seguir una formula, debe existir entre los dirigentes del proyecto el espíritu emprendedor, para suministrar la energía y la visión del futuro para llevarlo a cabo.

 

f) Tiempo

Garvin separa tres momentos de tiempo que deben ser levados en cuenta al proyectar: lo que podrá ofrecer en el periodo de un día, de una semana, o al largo de un año o incluso décadas. Es decir, como funciona el proyecto al largo de un tiempo en sus diferentes épocas. 

 

Paseo Marítimo de la Villa Olímpica

 

La candidatura de Barcelona a los juegos olímpicos de1992 ha traído la oportunidad de desarrollar proyectos idealizados hace tiempo. Era la gran oportunidad y ha sido utilizada positivamente: los recursos fueran aplicados en inversiones eficientes que garantizaran la plaza de la ciudad en el nuevo mundo moderno, con capacidad de presencia y competitividad.

 

Las cuatro áreas de intervención fueran la reestructuración del Montjuïc, la vertebración de los intersticios del barrio del Valle de Hebrón, la actuación en el extremo oeste de la Avenida Diagonal con el proyecto de la Villa Olímpica (figura 1).

 

 

pag9 copy.jpg

 

Figura 1. Las cuatro áreas de intervención urbana de los Juegos Olímpicos 92

Fuente: Martorell, 1991

 

 

La Villa Olímpica fue fruto de la reforma y rehabilitación de un área del sector industrial degradado del barrio de Poblenou. La idea era transformar el área a través de un gran proyecto con el objetivo de abrir la ciudad de Barcelona al mar, sirviendo temporariamente como residencia de atletas (figura 2). Acabado el evento, los edificios con alojamientos para los atletas fueron convertidos en viviendas.

 

El barrio se ha tornado por lo tanto el primer barrio marítimo de Barcelona, diseñado por un equipo de arquitectos: Martorell, Bohigas, Mackay y Puigdomènech.

 

 

vista paseo completo.jpg

 

 

Figura 2. En proyecto de La Villa Olímpica en el barrio de Poblenou

Fuente: Martorell, 1991

 

 

Una buena forma de entender el proyecto de La Villa Olímpica, en descripciones generales, es dividirlo en cuatro franjas de intervención, como lo ha hecho el equipo de arquitectos responsable por él (figura3).

 

La primera franja es constituida por las playas y el puerto, con una longitud total de aproximadamente un quilómetro de extensión. Para las playas, se ha optado por el régimen abierto, con formas curvas.

 

La segunda franja compone el paseo marítimo de treinta metros de anchura que bordea la playa y el puerto olímpico, continuando el paseo marítimo de la Barceloneta. Están también en esta franja los edificios existentes en el paseo marítimo: las dos torres de cien metros de altura y los otros edificios más bajos situados al final de la calle Marina y los demás edificios destinados a actividades costeras existentes en el paseo marítimo, como el Servicio Meteorológico, Bares y Restaurantes.

 

Las intervenciones realizadas en la Avenida del Litoral sería la tercera franja, que incluye el Parque de las Cascadas, el Parque del Puerto Olímpico y el Parque de la Nueva Icaria. El reto seria impedir que esta gran avenida, de alto flujo de vehículos, fuera una barrera entre el núcleo urbano y la playa. Se propuso una circulación rápida subterránea, manteniendo el carácter de la avenida, sin que esta constituya la tan temida barrera para los peatones. Así que el flujo de arriba seria más lento y destinado a los usuarios de esta área del barrio, permitiendo un pasaje más tranquilo de los peatones hacia la playa.

 

El núcleo urbano representa la última franja del proyecto, constituido por las supermanzanas, una forma de mantener la malla urbana de Cerdá, pero en una escala más grande. En el proyecto residencial de la Villa Olímpica hubo una mescla entre la tradición del ensanche pero con tipologías distintas, usos de nuevos conceptos como jardines y edificios aislados en el interior de la manzana.

 

 

proyecto vo peb copy.jpg

 

Figura 3. Franja del proyecto de la Villa Olímpica

Fuente: Martorell, 1991

 

 

El objeto de estudio de este articulo, el Paseo Marítimo de la Villa Olímpica, engloba las tres primeras franjas descriptas en el ítem anterior (figura 4), dejando aparte la última franja, correspondiente al núcleo urbano, por si tratar de un análisis distinto. Pero para una mejor comprensión del análisis del éxito de esta intervención urbana, la relación del paseo marítimo con el núcleo urbano no podrá ser olvidada.

 

 

area estudo copy.jpg

 

Figura 4. Delimitación del área de estudio (Paseo Marítimo de la Villa Olímpica)

Fuente: elaboração própria a partir de imagem do ICC

 

 

El primer punto de análisis según Garvin, el mercado, actualmente tiene un significado distinto para la realidad de la ciudad de Barcelona, ya que los conceptos desarrollados por él han sido pensados para la realidad económica, social y urbanística de las ciudades de los Estados Unidos. Un proyecto que genere beneficios para sus promotores y aumente la valoración del mercado privado naturalmente representaría un punto negativo ante  la gran especulación que hay hoy en día en el mercado inmobiliario de la ciudad, que ha llegado a niveles incompatibles con la realidad de la población barcelonesa. Por este motivo, este ítem se cambia por la valoración de la trama urbana, que beneficios el proyecto ha traído para mejoría de la trama urbana.

 

En este sentido la intervención hecha en la Villa Olímpica como un todo ha tenido un impacto positivo para toda la ciudad: el tramo urbano de las residencias está bien integrado con el resto de Barcelona y hay una preocupación en mantener la malla de Cerdá, aunque con algunos elementos nuevos que caracterizan el barrio. Lo mismo se observa en las otras franjas de intervención: para el sistema de parques en el cinturón del litoral, ya se previa su prolongación hasta la rambla Prim (límite de la ciudad). De este modo esta transformación ha sido una gran contribución en la cuestión de la regeneración de este sector de Barcelona, solucionando a la vez la relación directa de la ciudad con el mar y el sistema viario con la vía rápida segregada del cinturón del litoral. El Puerto Olímpico es un marco referencial en la ciudad y el Paseo Marítimo también contribuye de manera positiva para el proceso de transformación de todo el frente marítimo de la ciudad.

 

El área elegida para el proyecto presentaba varios problemas. Además de sus instalaciones industriales de uso obsoleto, existía una fuerte barrera que separaba la ciudad del mar y generaba degradación física: dos líneas de ferrocarril. A parte de esto, las playas se encontraban inutilizables con los escombros industriales y el trazado del barrio representaba discontinuidad, aunque todavía siguiesen la trama de Cerdá y demostraba la necesidad de una intervención urbanística. En este contexto, el segundo punto de análisis de Garvin, la localización, quedaría sacrificado, lo que indicaría una mala elección de local para la implantación del proyecto, ya que presentaba tantos problemas. Pero su proximidad con el mar y la importancia de regenerar las aéreas costeras de la ciudad en el eterno intento de hacer Barcelona abrirse al mar, transforman esas características a principio "malas" en retos que una vez superados, dará un éxito todavía mayor a esta intervención urbana. De facto, al analizar la transformación del frente marítimo de la ciudad hoy por hoy, es posible percibir la importancia de su localización en relación al resto de la ciudad.

 

La eliminación de la línea de costa del ferrocarril y el soterramiento de la parte Estación de Francia - Gloríes de la otra línea existente, fueran las soluciones encontradas para eliminar las barreras entre la ciudad de Barcelona y el mar. No obstante, sería necesario resolver la otra barrera, el alto flujo previsto para del Cinturón del Litoral, que seguramente dificultaría el acceso a las playas del sector. La solución encontrada fue una vía rápida segregada y alternar partes de túnel con partes de zanja, de acuerdo con las características del entorno: en los tramos de contacto directo con edificios de predominancia residencial, es decir, mayor flujo de peatones, se optó por túnel y parques, situados en locales que ya existían algún tipo de barrera y el flujo de peatones ya se encontraba dificultado de alguna forma, como cerca del cementerio de Poblenou.

 

Esta solución generó una línea verde a la línea de costa de la ciudad, bordeando la fachada urbana: el Parque del Litoral, en cuyos límites se encuentran el Parque de la Ciudadella y el Parque Diagonal Mar, creando un gran sistema de parques en la costa de la ciudad y cumpliendo con el objetivo de hacer la ciudad relacionarse con el mar.

 

De los parques creados, los que contornan la Villa Olímpica y por lo tanto, lo elegidos para este estudio, son el Parque de las Cascadas, el Parque del Puerto y el Parque de la Nueva Icaria (figura 5).

 

 

parques ronda litoral copy.jpg

 

Figura 5. Los Parques que bordean la Villa Olímpica

Fuente: Martorell, 1991

 

 

 

Entrando en el tercer punto de análisis, el diseño, los parques costeros de la Villa Olímpica dibujan áreas de funciones distintas, hora con carácter más abierto, desde el cual se tiene una relación directa del núcleo urbano hacia el mar, con una percepción visual y física que traspasa la ronda del Litoral y se comprende mejor el espacio (el caso del Parque de las Cascadas), hora con carácter más cerrado, creando zonas intimas, como es el caso del Parque del Puerto Olímpico con grandes masas arboladas y porches juntos a áreas de descanso y recreo infantil. 

 

El parque de las Cascadas es el responsable por iniciar una parte del túnel en esta altura del Cinturón del Litoral, que va hasta el comienzo del Parque de la Nueva Icaria. Soluciona esta conexión entre zanja y túnel con un sistema de cascadas y juega con los desniveles existentes, creando un pase libre y claro a los peatones. En este parque, por lo tanto, se tiene mayor permeabilidad física y visual (figura 6 y 7).

 

 

vila_olimpica001.jpg

 

Figura 6. Planta del Parque de las Cascadas

Fuente: Martorell, 1991

 

 

 

4657152.jpg DSC06395.JPG

 

Figuras 7. Vistas del Parque de las Cascadas

Fuente: fotografía de la autora

 

 

 

Un elemento de diseño importante entre el Parque de las Cascadas y el parque del puerto olímpico es la Plaza de los Voluntarios Olímpicos, que marca la entrada al Puerto Olímpico con la Fuente Monumental contribuyendo para la identidad del lugar.

 

El parque del Puerto Olímpico (figura 8) tiene un carácter muy singular, con elementos que marcan el acontecimiento de los Juegos Olímpicos: una escultura y los mástiles de las banderas (figura 9). Otra característica peculiar de este parque son los porches lineales con áreas de descansos y de recreo infantil, además de una plaza a un nivel más bajo del paseo para la cual se proyectó un estanque y un balcón a nivel del paseo. Es un parque mas arbolado, lo que le confiere un carácter más cerrado y zonas más íntimas. El punto negativo está en la falta de conexión visual entre el núcleo urbano y el mar, ya que este contacto visual se pierde un poco entre porches y masas arbóreas.

 

 

vila_olimpica002.jpg

 

Figura 8. Planta del parque del Puerto Olímpico

Fuente: Martorell, 1991

 

 

DSC06407.JPG DSC06409.JPG

 

Figura 9. Vistas internas del Parque del Puerto Olímpico

Fuente: fotografía de la autora

 

 

El parque de la Nueva Icaria (figura 10) puede ser divido en dos partes de características distintas: la primera parte es donde se soluciona el cambio del túnel del cinturón del Litoral para la zanja. La conexión es hecha con la Plaza de los Campeones, en un nivel más elevado, y rematada con un porche (figura 11). Es un área cuya funcionalidad es discutible, además de crear una barrera entre las viviendas y el mar. A partir del porche, el carácter abierto reaparece, pero con soluciones distintas: se inicia la zanja hasta el final, con taludes y un lago, desde la cual es posible ver el cinturón del litoral y se tiene mejor vista hacia la playa. Pero el acceso de los peatones es limitado a pasarelas que atraviesan el cinturón. Es decir, tiene mayor permeabilidad visual y una permeabilidad física limitada a las pasarelas. La segunda parte del parque es marcada por la presencia de edificios destinados a servicios de energía eléctrica, jardinería y limpieza, además de un restaurante y un centro comercial. Este tramo pierde un poco las características de parque.

 

 

vila olimpica040.jpg

 

Figura 10. Planta del Parque de la Nueva Icaria

Fuente: Martorell, 1991

 

 

DSC06457.JPG DSC06464.JPG

 

Figura 11 - Vista desde la Plaza de los Campeones y el porche

Fuente: Martorell, 1991 y fotografía de la autora

 

 

 "Els parcs també serveixen com a refugi per descansar del sol a aquells que són a La platja i com a passeig alternatiu per a aquells que caminen pel passeig marítim. Així mateix, formen part d'una ‘franja verda' metropolitana que s'estén entre La ciutat i El mar, dês de Montjuïc fins AL riu Besòs." (Mackay, 2000)

 

Siguiendo con el análisis del diseño del Paseo Marítimo de la Villa Olímpica, el Puerto Olímpico toma una posición importante: fue construido para atender las necesidades de las competiciones de vela ligera de los Juegos Olímpicos, pero también como posterior utilización de puerto deportivo, recreo marítimo y centro de actividad urbana. Tiene capacidad para embarcaciones deportivas y alberga locales de entretenimiento y restaurantes (figura 12).

 

 

planta puerto color.jpg

 

Figura 12. El Puerto Olímpico

Fuente: Martorell, 1991

 

 

El paseo perimetral del puerto se divide en dos niveles, uno a la cota del paseo marítimo, que son la prolongación de la calle Marina y los paseos noroeste y nordeste, (como continuidad natural del paseo marítimo de la Barceloneta y de las nuevas playas), y otro más bajo, a la cota 1,70m, que son los muelles interiores.

 

Los paseos elevados son caracterizados por espacios abiertos, de los cuales es posible tener buena vista al mar y proporcionan un paseo agradable. El paseo noroeste, está compuesto por un paseo libre para peatones desde de la prolongación de la playa de la Nueva Icaria hasta llegar a la calle Marina, con tratamiento de pavimento semejante a su continuación por la playa (15 metros apropiadamente de anchura) y de un carril-bici, separado del paseo por las farolas de iluminación (también con unos 15 metros), tres franjas separadas por tres líneas de palmeras y con pavimento diferenciado, que sigue hasta la acera junto a la Avenida Litoral (figura 13). Después del carril-bici, hay el espacio destinado a una de las dos torres de la calle Marina, la torre de oficinas, y otras edificaciones bajas en su entorno, como bares y restaurantes. En el paseo nordeste, que conecta el paseo noroeste al dique rompeolas, se percibe algo más cerrado con la presencia de una pérgola lineal al lado del puerto, cuatro edificios destinados a restaurantes al lado de la playa y al final la escuela municipal de velas.

 

 

DSC06547.JPG DSC06548.JPG

 

Figura 13. Paseo Maritimo del Puerto Olimpico (paseo noroeste)

Fuente: fotografía de la autora

 

 

Para los muelles de la dársena interior el proyecto preveía un espacio destinado a una gran plaza, con paseo alrededor de la dársena y estabelecimientos comerciales con lonjas bajo el paseo elevado (figura 14).

 

 

pers. paseo color.jpeg

 

Figura 14. Perspectiva muelle interior

Fuente: Martorell, 1988

 

 

Pero lo que se ve hoy en día no se parece mucho al planeado: el área está tomada de aparcamiento y estabelecimientos comerciales, como bares  y restaurantes, quedando solo un paso para los peatones (figura 15).

 

 

DSC06557.JPG  DSC06542.JPG

 

Figura 15. Vista de los muelles internos actualmente

Fuente: fotografía de la autora

 

 

En el muelle de servicios, que divide las dos dársenas que componen el puerto hay un pequeño edificio destinado a la recepción, dirección y control del puerto, un aparcamiento y una área destinada a la reparación de los barcos.

 

El dique rompeolas presenta la expresividad formal del proyecto a través de la curva en planta, lo que confiere identidad al lugar. Desde el se tiene vista al mar abierto a un lado y a otro a la ciudad de Barcelona.

 

El último tramo analizado es la conexión con el Paseo de la Barceloneta, con una rampa que soluciona la diferencia de cota existente entre los dos tramos y recibe una pavimentación diferenciada del paseo de la Barceloneta, con juegos de colores gris, rosa y blanco, que marca el cambio de paisaje después de un quilómetro por la playa de la Barceloneta (figura 16).

 

 

Panorama1.jpg

 

Figura 16. Conexión del Paseo Marítimo de la Barceloneta con el Puerto Olímpico

Fuente: fotografía de la autora

 

 

En este tramo se encuentra una de las dos torres, la que es destinada a un hotel. Ambas torres conforman una puerta urbana que define la entrada hacia el Puerto Olímpico, enmarcando el eje urbano de la  Calle de la Marina (figura 17). Un elemento interesante ubicado al pie del hotel y al frente del Puerto Olímpico es el pez de Frank Gehry. Su estructura, cuyas dinámicas aletas le hacen parecer estar flotando en el espacio, produce un interesante y dinámico juego de sombras y reflejos, que lo hacen un hito memorable en el paisaje urbano.

 

 

10720347.jpg 11189897.jpg

 

Figura 17. Las dos torres del Puerto Olímpico.

Fuente: fotografía de la autora y ayuntamiento de Barcelona

 

 

Con relación al financiamiento del proyecto, el cuarto punto de análisis de Garvin, hubo una mezcla de inversión pública y privada. En seguida al nombramiento de Barcelona como sede de los Juegos Olímpicos de 1992, el poder público creó una empresa que sería responsable por la gestión del proyecto de la Villa Olímpica, la sociedad Privada Municipal de la Villa Olímpica, la VOSA, la cual ha controlado un 40% del capital público destinada a todo el proyecto, siendo lo restante (un 60%) de inversión privada.

 

El punto positivo de la actuación de esta empresa ha sido el facto de que la iniciativa de la empresa privada se limitaba a promover la parte que le cabía, estando la VOSA responsable por controlar el cumplimiento de las directrices urbanísticas y arquitectónicas de todo el proyecto, además del cumplimiento del plazo, garantizando la uniformidad y cohesión del proyecto, lo que no ha pasado a posteriori por ejemplo en el proyecto del Diagonal Mar, en el cual las empresas privadas tenían más fuerzas que o poder público y el resultado es un proyecto de carácter especulativo, sin demostrar buenas relaciones con el resto de la ciudad.

 

Esto significa que aunque la mayor parte de la financiación del proyecto sea de carácter privado, permitió el desarrollo de un proyecto coherente, bien relacionado con la ciudad.

 

"Estos proyectos cobran una notable importancia por su despliegue organizativo, su dimensionado financiero y el hecho de que deben estar listos en fecha fija: para entrar en carga en julio de 1992". (Busquetes, 2004)

 

 

Cuadro 1.Porcentajes de uso del suelo

 

Uso

Superficie (m2)

%

Edificaciones

177.902

22,6

Equipamientos

26.000

3,3

Calles

205.456

26

Espacio publico

289.326

36,6

Paseo Marítimo

91.021

11,5

TOTAL

789.705

100

 

Fuente: elaboración propia

 

 

El porcentaje de espacio público, con un índice de un 36% (cuadro 1) es considerado bueno. Además en este proyecto hay que agregar el Paseo Marítimo, lo que aumenta la calidad urbana del barrio.

 

Con relación al quinto punto de análisis, según Garvin, el liderazgo, el caso del proyecto de la Villa Olímpica tiene el adicional de haber un motivo, una finalidad y un plazo para su realización: los juegos olímpicos, sumado al antiguo deseo de actuar en esa área de la ciudad . Entonces hablar de espirito emprendedor, empeño y visión del futuro es fácil. Los resultados conseguidos y el periodo de tiempo en que se logró esos resultados fueron sorprendentes. El proyecto ha tenido claramente un liderazgo eficaz y capaz.

 

"Esa tradición intelectual, científica y técnica es esencial, por ejemplo, para entender la capacidad que se ha tenido Barcelona para concebir y poner en marcha con éxito y gestionar proyectos muy complejos como los Juegos Olímpicos en plazos muy reducidos, sabiendo obtener u concertar los oportunos apios públicos y privados." (Capel, 2003)

 

El tiempo, el último punto de análisis de Garvin puede ser aplicado en el Paseo de la Villa Olímpica con relación a las grandes diferencias que hay entre dos periodos de tiempo distintos dentro de un año: el verano y el invierno. No solamente por el simples facto de ser una zona costera, lo que implicaría ciertamente en mas usos durante el verano por motivos obvios. Aquí también hay el problema de la funcionalidad del núcleo urbano de la Villa Olímpica en esos periodos de tiempo, lo que seguramente afecta también las áreas analizadas en este trabajo: los parques y el paseo marítimo. Con la especulación inmobiliaria, problema que seguramente pasa en este tipo de proyecto, buen número de las viviendas del barrio funcionan como la "segunda casa" para extranjeros de países más ricos, ya que llegaran a un punto de valoración que la población de la ciudad no podría adquirir un inmoble en este sector. Entonces se percibe un gran vacío urbano en todo el barrio y principalmente en los parques y paseo marítimo en las épocas de frio y un uso intensificado, en los meses de calor.

 

Pero hablando de un periodo de tiempo más corto, un día por ejemplo, el Paseo Marítimo de la Villa Olímpica ofrece opciones variadas de uso. En el parque del litoral, sus distintos tratamientos crean usos también distintos, lo que genera tipos de usuarios diferentes. En el Parque de las Cascadas, con su carácter de pasaje y su proximidad a las torres de hotel y de oficinas,  hay un flujo más intenso en las horas de entrada y salida del trabajo. En el parque del puerto ya se desarrollan usos distintos, como de permanencia y descanso y de recreo infantil, pero en horarios más dispersos y en general más intensos en el fin de semana. Ya el parque de nueva icaria también es principalmente de pasaje, limitado a las pasarelas.

 

Consideraciones finales

 

El análisis del proyecto urbano a través de los seis puntos de Alexander Garvin permite llegar a conclusiones más significativas y concretas sobre el éxito del mismo, ayudando a comprender todas las etapas del proceso y a identificar mejor los puntos positivos y negativos del proyecto o intervención urbana. Con relación al proyecto del Paseo Marítimo de la Villa Olímpica, se percibe el éxito en la mayoría de los puntos elegidos. Pero un punto negativo del proyecto analizado, en mi punto de vista, es con relación al tercero punto de análisis de Garvin, el diseño, en algunas áreas del Parque del Litoral. Para hacer la conexión entre el núcleo urbano y el mar podrían haber espacios más abiertos y permitir un mayor contacto visual y una relación más clara entre la ciudad y el mar, tornando toda el área más permeable visualmente. Además, hay el problema del uso del local durante el año, referente al último punto de análisis de Garvin, el tiempo, ya que es bastante utilizado en épocas de verano y subutilizado en épocas de frio.

 

Con este proyecto, la ciudad de Barcelona empieza la transformación del frente marítimo y gana una línea de parques costeros, que seguirá hasta el límite de la ciudad. Además ha logrado el objetivo de cambiar positivamente una área de uso obsoleto y degradada de la ciudad que seguramente necesitaba de intervenciones.

 

 

Bibliográfía

 

AA.VV. Barcelona, la ciutat i el 92. Barcelona, 1990.

 

AA.VV. y AJUNTAMENT DE BARCELONA. 1999. Urbanisme a Barcelona. Barcelona: Sector d'Urbanisme de l'Ajuntament de Barcelona, 1999.

 

AJUNTAMENT DE BARCELONA. Barcelona. La segona renovació. Barcelona: Sector d'Urbanisme, Ajuntament de Barcelona, 1996.

 

AJUNTAMENT DE BARCELONA. Barcelona - 1979 - 2004 - del desarrollo a la ciudad de calidad. Barcelona: Sector d'urbanisme, Ajuntament de Barcelona, 2004.

 

AYUNTAMIENTO DE BARCELONA. Urbanisme de Barcelona. [En línea] <http://www.bcn.es/urbanisme/> [20 de noviembre de 2008].

 

BENTLEY, Ian; ALCOCK, Alan; MURRAIN, Paul; MCGLYNN, Sue; SMITH, Graham. Entornos Vitales - hacia un diseño urbano y arquitectónico más humano - Manual Práctico. Editorial Gustavo Gili. Barcelona, 1999.

 

bohigas, Oriol. Reconstrucció de Barcelona. Barcelona, 1985.

 

BUSQUETS, Joan. La construcción urbanística de una ciudad compacta. Barcelona: Ediciones del Serbal, 2004.

 

CAPEL, Horacio. El modelo Barcelona: un examen crítico. Ediciones del Serbal, Barcelona, 2005.

 

Garvin, Alexander. The American City: What Works, What Doesn't. New York: McGraw - Hill, 1996.

 

INSTITUTO CARTOGRÁFICO DE CATALUNYA. [En línea] < http://www.icc.es/>. [ 20 de octubre de 2008].

 

mackay, David. La recuperación del front marítim. Aula Barcelona. Fundació Bosh i Gimpera/ Universitat de Barcelona, Barcelona, 2000.

 

Martorell; Bohigas; Mackay; Puiigdomènech. Transformación de un frente marítimo. Barcelona. La Villa Olímpica, 1992. Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 1988.

 

Martorell; Bohigas; Mackay; Puiigdomènech. La Villa Olímpica - Barcelona 92. Edidorial Gustavo Gili, Barcelona, 1991.

 

person, Erica. Alexander Garvin, What's the Big Idea? [En línea]   <http://www.gothamgazette.com/commentary/129.garvin.shtml>.  [5 de octubre de 2008]

 

 

Referencia bibliográfica

 

BRITO, Cristiane MOUTA ALMEIDA DA SILVA. El paseo marítimo de la villa olímpica: un análisis según los seis puntos de Garvin. La planificación territorial y el urbanismo desde el diálogo y la participación. Actas del XI Coloquio Internacional de Geocrítica, Universidad de Buenos Aires, 2-7 de mayo de 2010
<http://www.filo.uba.ar/contenidos/investigacion/institutos/geo/geocritica2010/507.htm>


volver al programa

logogeocritica