menú principal                                                                                  volver al programa


Actas del XI Coloquio Internacional de Geocrítica

LA PLANIFICACIÓN TERRITORIAL Y EL URBANISMO DESDE EL DIÁLOGO Y LA PARTICIPACIÓN

Buenos Aires, 2 - 7 de mayo de 2010
Universidad de Buenos Aires

 

Usos y apropiación queer del espacio urbano: El caso GayEixample en Barcelona y Chueca en Madrid

 

José Manuel Peixoto Caldas

Faculty of Psychology and Educational Sciences - CIIE University of Oporto

jcaldas@fpce.up.pt

 


Usos y apropiación queer del espacio urbano: el caso Gayeixample en Barcelona y Chueca en Madrid (Resumen)

 Se pretende señalar cómo un proceso social, la liberalización ideológica en relación a la condición de homosexual, se ha plasmado en el espacio, dando lugar a un medio ambiente diferente que está afectando a enclaves específicos, generando áreas, barrios o ciudades, que se convierten en mecas por parte de una minoría de la población, para instalar sus residencias, sus negocios, convertirse en zonas de ocio o en lugares de turismo. Es decir para proyectar su diferente condición en el territorio, y que sin lugar a dudas produce una transformación espacial, tanto en la morfología como en el modo de ser usadas y percibidas por unos o por otros. No imponen nuevos trazados del espacio urbano ni están interesados en crear suburbios fuera de la urbe. Prefieren devolver la vida a la ciudad, porque allí es donde pueden desarrollar sus vidas. La idea de la continua reconstrucción muy presente en la articulación de las identidades queer se refleja en la apropiación del espacio público. Los barrios tienen una estética peculiar, suelen estar cuidados y si la vida en las calles en otros lugares empieza a desaparecer, desplazada a centros comerciales y de ocio aquí es muy intensa

Palabras-clave: identidad; espacio urbano; visibilidad gay; gentrificación; ciudadanía


Uses and queer appropriation of urban space: the case Gayeixample in Barcelona and Chueca in Madrid (Abstract)

This paper aims to outline how a social, ideological liberalization in relation to the homosexual condition, has resulted in space, resulting in a different environment that is affecting specific sites, generating areas, village or cities that are become meccas by a minority of the population, to install their residences, their businesses, become recreational areas or in areas of tourism. That is to project its distinct status in the territory, and that certainly causes a physical transformation, both in morphology and in the way they are used and perceived by one or another. Do not impose new paths of urban space or are interested in creating suburbs outside the city. They prefer to give life to the city, because that is where they can build their lives. The idea of continuous reconstruction very present in the articulation of queer identities is reflected in the appropriation of public space. The neighborhoods have a unique aesthetic, and often care if life on the streets elsewhere begins to disappear, shifted to shopping and entertainment here is great.

Keywords: identity; urban space, visibility gay; gentrification; citizenship


Introducción

 

Este trabajo pretende señalar como un proceso social, la liberalización ideológica en relación a la condición de homosexual, se ha plasmado en el espacio, dando lugar a un medio ambiente diferente que está afectando a enclaves específicos, generando áreas, barrios o ciudades, que se convierten en mecas por parte de una minoría de la población, para instalar sus residencias, sus negocios, convertirse en zonas de ocio o en lugares de turismo. Es decir para proyectar su diferente condición en el territorio, y que sin lugar a dudas produce una transformación espacial, tanto en la morfología como en el modo de ser usadas y percibidas por unos o por otros.

 

El trayecto histórico-espacial del movimiento Queer

 

Hace ya algunas décadas que los grupos homosexuales entendieron que el dominio y control de un territorio eran claves para adquirir poder. Así lo explica Castells (1986) en relación al barrio del Castro, en San Francisco. Al mismo tiempo que se consigue esa representación urbana, que no es otra cosa que la adquisición de poder, resulta importante también el acceso al poder político formal. Y Castells también nos relata los acontecimientos de San Francisco que llevaron a la corporación municipal de esa ciudad al primer cargo electo procedente del movimiento gay, gracias precisamente a los cambios en la organización territorial del sistema electoral. En los Estados Unidos podemos encontrar numerosos ejemplos de apropiación del espacio urbano por comunidades homosexuales que van expulsando a los antiguos residentes al tiempo que el nuevo asentamiento es la plataforma para su visibilidad. Ésta tiene que demostrar el verdadero poder de grupo y frecuentemente, mediante procesos de gentrificación[1], actúa como espejo de una comunidad joven, acomodada y dinámica que, más que querer enfrentarse con el resto de la sociedad en demanda de cambios, busca su integración. También en Europa encontramos los mismos fenómenos, tal vez más tardíamente y con menor intensidad. Por ejemplo, hoy en España hablar de comunidad gay significa inmediatamente trasladarnos al barrio GayEixample de Barcelona o al madrileño de Chueca, (figura1) que se ha convertido en el paradigma y símbolo de los homosexuales.

 

 

 

Figura 1: Imágenes de los barrios gays de Madrid y Barcelona

 

 De hecho, la celebración del Europride en Madrid en 2007 (figura2) responde en parte a un reconocimiento de la labor del activismo de esta ciudad, aunque también a su pujanza comercial; y no debemos olvidar el papel fundamental de las organizaciones empresariales lesbigays en la evolución hacia esa homonormalidad y su creciente vinculación con el gran capital. La aprobación de la ley de matrimonios homosexuales en cierta medida fue acaparada también por esta urbe en la que uno de sus concejales es, además, uno de los líderes de la comunidad gay madrileña. No obstante, es bueno recordar que el proceso de construcción de la ciudadanía implica formar parte de un proyecto nacional, de ahí la relevancia que se le quiere atribuir a esa ciudad como representante de todo el Estado. Desde luego, la aparición de estos barrios gays, más allá de las implicaciones urbanísticas, ha contribuido a visibilizar y dar un poder efectivo a gays y lesbianas.

 

 

 

Figura 2: Imágenes del Europride Madrid 2007

 

La formación de barrios gays en las grandes ciudades, como Madrid y/o Barcelona, articulados fundamentalmente en torno a una escena comercial y de consumo -un mercado que puede suponer el 6,5 por ciento de la población[2]-e incluso de zonas residenciales ha generado una nueva forma de uso queer del espacio mucho más visible. Las revueltas de Stonewall fueron una contestación a las presiones a la ocultación y a la privacidad a las que se sometía la homosexualidad, la comunidad insistía en que no deseaba seguir siendo invisible. La política y el nuevo activismo homosexuales reclaman la presencia en el espacio público al igual que otros movimientos sociales de los sesenta.

En los Estados Unidos fue en la segunda mitad del siglo XX, particularmente en las tres últimas décadas, cuando comenzaron a proliferar los barrios gays[3]. La centralidad, frente a la suburbanización de la familia tradicional, constituyó una de sus características, habiendo desempeñado un papel importante en la renovación urbana de muchas ciudades norteamericanas. En este sentido se le atribuye una función ejemplar al haber contribuido decisivamente en la recuperación de áreas de la ciudad que se consideraban degradadas, transformando lugares abandonados y ocupados por excluidos y marginados sociales en otros dinámicos, económicamente prósperos y, en definitiva, integrados en el mosaico urbano. Los comportamientos observados en los EE.UU se fueron transplantando a Europa, comenzando por el Reino Unido y llegando también, aunque con cierto retraso, a España. Por supuesto no se pueden mimetizar las realidades espaciales que existen a uno y otro lado del Atlántico, pero sí es cierto que hay bastantes cosas en común: la centralidad de los barrios, su carácter previo de áreas degradadas y su posterior recuperación.hay que señalar que, cuando hablamos de barrios gays, no siempre nos estamos refiriendo al aspecto residencial. Es más, en muchas ocasiones es secundario frente a la función comercial o a la vinculada con el ocio[4], particularmente el nocturno. Este último aspecto, que en ciertas ciudades llega a cobrar una gran importancia, permite establecer un juego de escalas muy propio de grupos marginados. La vida fuera del barrio, fundamentalmente diurna, es el escenario de las relaciones heteronormativas, aquellas que afectan al mundo laboral y familiar. Por el contrario, el barrio y la noche introducen la variable lúdico-sexual y todos aquellos aspectos que no son propios del ambiente familiar. De esta manera muchos gays y lesbianas pueden participar de los dos mundos, sin entrar apenas en contradicciones y matizando el carácter marginal de su condición homosexual. Esta doble condición no impide desarrollar una identidad singular como gay o lesbiana, identidad que más bien es múltiple puesto que no se renuncia a la que se deriva de otros aspectos de su vida plenamente integrada en la sociedad. El barrio desempeña un papel muy importante en la actual concepción de la homosexualidad el es simultáneamente visibilidad y refugio.

La conquista del espacio urbano -  Los barrio - gay village

 

Desde la configuración, a finales del siglo XIX, de las grandes ciudades tal como las conocemos hoy, los núcleos urbanos se han convertido en el centro de operaciones de la mayoría de los movimientos sociales. La homosexualidad ha sido uno de ellos. Pero la reivindicación, a menudo, ha perdido fuelle en favor del anonimato y las posibilidades de ocio que los homosexuales hallan en las capitales. Las multitudes potencian el desarrollo de una sexualidad que antes debía ocultarse y, a la vez, aumentan las posibilidades de establecer contacto con otras personas. La tendencia es clara y nos pone ante los ojos una realidad: la configuración de unas zonas, incluso barrios enteros, que se convierten en "territorio gay". Y como era de esperar surge un nuevo debate candente alrededor de este fenómeno que se cuestiona sobre la conveniencia o no de delimitar territorios. ¿Se están construyendo nuevos guetos? ¿No es mejor que una pareja de gays o lesbianas pueda ir de la mano en todas partes y no sólo en zonas concretas? Lo cierto es que el fenómeno existe. Las banderas del arco iris y los símbolos proliferan en Chueca (Madrid), el Eixample barcelonés, el Marais de Paris o en el Soho de Londres, Chapinero (Gay Hills en Bogotá, Colombia), entre otras ciudades. Hay dos maneras de ver estas señales: como signos de identidad y militancia o como una simple mercantilización y trivialización de algo muy serio. Otra idea que apuntan desde los colectivos es que todos los barrios son gays y lesbianos, al margen de donde se sitúe el ambiente, porque en todos los barrios hay gays y lesbianas. Analicemos pues más detalladamente algunos de estos barrios:

 

Chueca

Dicen los defensores de Chueca como "territorio gay" que esta parte de Madrid era una de las más degradadas de la ciudad y que fueron los homosexuales los salvadores del barrio. En apenas una década, Chueca ha pasado de ser uno de los centros de venta de droga de la capital a convertirse en una de las zonas con los alquileres más altos. La cosa empezó espontáneamente, con el establecimiento de algunos locales especializados, según las versiones más románticas, o por la existencia de unos urinarios donde muchos gays tenían encuentros furtivos, según las crónicas más prosaicas. Sea como fuere, la cuestión es que se ha convertido en un fenómeno de grandes proporciones y que el barrio ya no es lo que era. Uno de los hitos que marcan la historia de Chueca como barrio gay es la celebración del Carnaval a principios de los ochenta. Como otras tantas cosas en este mundo, algo casual reveló una realidad hasta entonces oculta.

Los bares oscuros y poco evidentes, los travestis, las pareja todo se iluminó de golpe para no volverse a ensombrecer nunca más. A aquellos tímidos pioneros que se instalaron en el degradado barrio les siguieron muchos más, con lo que Chueca se ha convertido en una espectacular muestra de movimiento homosexual sin muchos equivalentes en Europa.

"La verdad es que el barrio está mejor que hace unos años. Según me han contado, esto antes daba un poco de miedo. Ahora las casas están remodeladas y cada dos pasos hay un comercio. Esto no ha dejado de tener su aire tradicional, pero con algunos toques estridentes que en otro barrio estarían fuera de lugar. Las calles son estrechas en algún punto y eso hace que los roces sean inevitables. "No, no quiero rollo", le digo con la mirada. A Germán no le entusiasmaba esto. "Esto en Buenos Aires sería impensable, pero no mola". Él dice que no le gustan los sitios donde "se puede ser gay" o donde hay que serlo y demostrarlo "por decreto". Supongo que tiene razón, hay aquí algo de exhibicionista, pero lo cierto es que aquí se respira un poco de libertad."[5]

El "GayEixample"

El "Gayxample" no existe. Ésta es una de las primeras respuestas que dan muchas personas cuando se les pregunta sobre la existencia de un equivalente catalán al barrio de Chueca. Lo cierto es que el "fenómeno Chueca" no se ha dado en Barcelona porque el Eixample es todo lo contrario a un barrio degradado y porque la Ciudad Condal es más abierta que Madrid. Aunque Barcelona no es el paraíso de lo "gay-friendly", desde hace años es habitual ver a parejas homosexuales de la mano en plenas Ramblas.

No deja de ser significativo que una de las saunas gay más populares de la capital catalana esté situada al principio del popular paseo barcelonés, lejos de lo que podríamos considerar el ambiente de Barcelona. Aunque si hay que delimitar una zona concreta, ésta se puede situar a lo largo de la calle Muntaner y sus alrededores. En el Eixample abundan los bares y las discotecas, pero también hay pequeñas tiendas de ropa, gimnasios, saunas, floristerías, peluquerías y hasta una agencia de viajes que tiene Mikonos como destino estrella. El fenómeno es más sutil que en Chueca y la tendencia no parece indicar que el Eixample acabe siendo una "colonia gay" por varios motivos: el barrio es muy grande y muchos prefieren desplazarse hasta el distrito de Gràcia, otra zona mucho más bohemia.

Por otra parte, Barcelona atrae cada año a miles de turistas que buscan las emociones de un ambiente estridente y la cercanía con Sitges, uno de los destinos gay por excelencia. Pero no sólo de turismo de masas vive Barcelona: la Ciudad Condal también cautiva a gays y lesbianas ávidos de lo más "cool" y lo más "fashion". No en vano Barcelona es considerada la cuna del diseño español. En el Passeig de Gràcia conviven los imposibles edificios de Gaudí y Puig i Cadafalch con los comercios de moda y hogar más modernos. Locales con decoración minimalista, escaparates de primeras marcas internacionales, tiendas de decoración con descarado aire gay. Insinuación sin llegar a la evidencia.

Espacio urbano y construcción de la identidad gay

Las ciudades modernas, multiculturales, anónimas, son contextos de uso, producción y manifestación de las identidades sexuales.

La visibilidad gay, más allá de expresar los derechos conseguidos por determinados colectivos mejor o peor organizados y con mayor o menor capacidad de influencia en sus contextos culturales y políticos, puede ser considerada un indicador de gran interés para señalar los niveles de desarrollo alcanzado por las distintas sociedades Salinas (2008). Según el, en un momento en el que los indicadores tradicionales de desarrollo humano están en crisis, en el que es necesario precisar y matizar el progreso humano con variables cualitativas, la aceptación social, no ya de las prácticas sexuales entre individuos del mismo género, sino de un colectivo con rasgos socioculturales propios se convierte en una herramienta básica para el análisis de los distintos estadios de desarrollo en el mundo. El colectivo gay posee una forma distinta de cuestionar, entender y dar respuesta a muchos de los aspectos que conforman la vida del individuo (actitud ante la pareja, el matrimonio y nuevos modelos familiares; pautas de ocio y sociabilidad; religiosidad…); muchos de ellos en clara oposición a los parámetros y convencionalismos que han estado vivos, impuestos y obligados durante muchos siglos. Salir del armario no es sólo una cuestión de asumir la sexualidad propia y de reafirmarse ante los demás, es, cuando se analiza el fenómeno en la escala adecuada, la mejor expresión de cómo se hacen las revoluciones en la sociedad global (la incorporación de la mujer a la vida pública; las inmigraciones y transculturalidades intercontinentales…): de forma lenta, casi desapercibida, pero a la larga sin posible contestación y, por supuesto, sin vuelta atrás. No obstante, y para no caer en optimismos exagerados, este trabajo no puede concluir otra cosa que, a la vista de los datos, el planeta en su conjunto no deja de ser un gran armario en el que apenas se abren algunas pequeñas rendijas que, en todo caso, son para individuos de países ricos y con notable peso de la cultura occidental, aquella que, con sus luces y sus sombras, ha sido la más proclive a ir haciendo un hueco a los derechos del colectivo gay. Sin embargo, la visibilidad gay, más allá de expresar los derechos conseguidos por determinados colectivos mejor o peor organizados y con mayor o menor capacidad de influencia en sus contextos culturales y políticos, puede ser considerada un indicador de gran interés para señalar los niveles de desarrollo alcanzado por las distintas sociedades. En un momento en el que los indicadores tradicionales de desarrollo humano están en crisis, en el que es necesario precisar y matizar el progreso humano con variables cualitativas, la aceptación social, no ya de las prácticas sexuales entre individuos del mismo género, sino de un colectivo con rasgos socioculturales propios se convierte en una herramienta básica para el análisis de los distintos estadios de desarrollo en el mundo. El colectivo gay posee una forma distinta de cuestionar, entender y dar respuesta a muchos de los aspectos que conforman la vida del individuo (actitud ante la pareja, el matrimonio y nuevos modelos familiares; pautas de ocio y sociabilidad; religiosidad…); muchos de ellos en clara oposición a los parámetros y convencionalismos que han estado vivos, impuestos y obligados durante muchos siglos. Salir del armario no es sólo una cuestión de asumir la sexualidad propia y de reafirmarse ante los demás, es, cuando se analiza el fenómeno en la escala adecuada, la mejor expresión de cómo se hacen las revoluciones en la sociedad global (la incorporación de la mujer a la vida pública; las inmigraciones y transculturalidades intercontinentales…): de forma lenta, casi desapercibida, pero a la larga sin posible contestación y, por supuesto, sin vuelta atrás. No obstante, y para no caer en optimismos exagerados, este trabajo no puede concluir otra cosa que, a la vista de los datos, el planeta en su conjunto no deja de ser un gran armario en el que apenas se abren algunas pequeñas rendijas que, en todo caso, son para individuos de países ricos y con notable peso de la cultura occidental, aquella que, con sus luces y sus sombras, ha sido la más proclive a ir haciendo un hueco a los derechos del colectivo gay.

Consideraciones finales

El surgimiento de los barrios gays que por lo general se suelen situar en zonas industriales o de la clase trabajadora renuevan y revitalizan la estructura urbana fraccionada, excluida y estigmatizada. No imponen nuevos trazados del espacio urbano ni están interesados en crear suburbios fuera de la urbe. Prefieren devolver la vida a la ciudad, porque allí es donde pueden desarrollar sus vidas. La idea de la continua reconstrucción muy presente en la articulación de las identidades queer se refleja en la apropriación del espacio público. Los barrios tienen una estética peculiar, suelen estar cuidados y si la vida en las calles en otros lugares empieza a desaparecer, desplazada a centros comerciales y de ocio aquí es muy intensa.

 

Notas



[1] Gentrificación (del inglês, gentrification) es un proceso de transformación urbana en el que la población original de un sector o barrio depauperado y deteriorado es progresivamente desplazada por otra de un mayor nivel adquisitivo a la vez que se renueva. Estos barrios suelen estar situados cerca del centro de la ciudad o contar con determinadas ventajas, como el estar situados cerca de polos de empleo, ocio y financieros. O sea concebimos este proceso en base a tres fases dentro del ciclo de vida de un sector urbano: Nacimiento, Abandono y Revalorización. La primera fase del ciclo vital que conduce un sector urbano a la gentrificación es su configuración como enclave obrero en la ciudad capitalista moderna. La segunda fase es la descapitalización y abandono del sector. La tercera fase es la revalorización -la rehabilitación y/o reconstrucción--de los espacios urbanos que otrora fueron objeto del deterioro. Los sectores gentrificables pueden pasar de ser de las zonas con los precios del suelo más bajos de la ciudad a alcanzar las mayores cotizaciones, por lo que los beneficios se maximizan.

[2] "Hay entre 15 y 18 millones de consumidores gays y lesbianas tan sólo en EEUU, con un poder adquisitivo de 690 mil millones de dólares (unos 500 mil millones de euros)... Esto supone poco menos del PIB australiano", según el Director de la Escuela de Negocios del ESADE, en Barcelona. Las actitudes publicitarias hacia gays y lesbianas están cambiando, después de que cada vez más empresas hayan dejado de preocuparse sobre hasta qué punto el marketing dirigido específicamente a los consumidores gays alejan al consumidor medio. El gasto publicitario en publicaciones gays y lesbianas en EEUU alcanzó el pasado año los 223,3 millones de dólares, tres veces la suma de 10 años antes, en 1996, según un estudio desarrollado por Gay Press Report. Y hay una razón lógica por la que las compañías están gastado más para dirigirse a la audiencia homosexual: tienen más ingresos disponibles que sus homólogos heterosexuales. Una reciente encuesta irlandesa estimó en 44.614 euros al año los ingresos medios antes de impuestos de gays y lesbianas, frente a una media nacional de 32.000 euros.

[3] Un barrio gay (también conocido com su término inglés gay village o pueblo gay) es un área urbana con fronteras generalmente reconocidas cuya población es mayoritariamente, o al menos en un alto porcentaje de personas, del colectivo LGBT: lesbianas, gays, transexuales y/o bisexuales. Este tipo de barrios además frecuentemente contienen una serie de establecimientos de ambiente como bares gay, discotecas de ambiente, saunas, restaurantes, librerias u otros negocios orientados a este colectivo. Estos lugares representan un oasis de tolerancia en las a menudo hostiles ciudades. Según Adler, S y Brenner, J. en 1992, para que un barrio sea denominado "barrio gay" hay que cumplir tres permisas: 1-concentración y cambio residencial, 2- visiblidad, y 3-organización.

[4] En 2003, el empresario español Juan Juliá Blanch creó un hotel de lujo donde los huéspedes homosexuales se sintiesen cómodos. Hoy, como atestigua el atestado bar de su azotea, su Hotel Axel, en la zona gay barcelonesa del Eixample, apodada "Gayxample", es un éxito. El hotel de 66 habitaciones tiene una tasa de ocupación del cien por cien en los fines de semana, y años más en tarde en 2007 Juliá abrió una filial en Buenos Aires, en el Barrio Gay Porteño de San Telmo, Argentina y 2009 en Berlin .

[5] Entrevista 1

 

Bibliografía

 

Adler, S. y Brenner J. Gender and space: lesbians and gay men in the city. In: International Journal of Urban and Regional Research, 1992, v.19, n.° 1, pp. 96-111.

 

Aldrich, R.  Homosexuality and the City. An Historical Overview.  In: Urban Studies, London: Sage, 2004, 41 nº 9, pp. 1719-1737.

 

Castells, M. La ciudad y las masas. Madrid: Alianza, 1986.

 

Cruz-Malave, A., y Manalansan, M. (eds), Queer Globalizations:

Citizenship and the Afterlife of Colonialism. New York: University Press, 2002.

 

Escalona, E. Del armario al barrio: aproximación a un nuevo espacio urbano. In Anales de Geografía de la Universidad Complutense, 2000, 20: 437-449.

 

Knopp, L., y Brown, M. Queer Diffusions, Environment and Planning. In Society and Space, 2003, 21 (4), pp. 409-424.

 

Fernández-Salinas, V. ¿Un planeta fuera del armario? La visibilidad gay como objeto de estudio geográfico. Diez años de cambios en el Mundo, en la Geografía y en las Ciencias Sociales, 1999-2008. Actas del X Coloquio Internacional de Geocrítica, Universidad de Barcelona, 26-30 de mayo de 2008. http://www.ub.es/geocrit/-xcol/428.htm

Navarrete, A. y William, J. The gendered city: espacio urbano y construcción de género. Cuenca: Ediciciones Universidad Castilla-La-Mancha, 2004.

 

Laguarda, R. Construcción de Identidades: un bar gay en la ciudad de México. In: Desacatos, 2005, 19. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, Distrito Federal, México, pp.137-158.

 

1. Monografías
LOMINAD, A.G. Geografía e historia. 2ª ed. Madrid: Editorial Universitaria, 1981. 206 p.

 

2. Capítulos de monografías

WRIGT, EA. Industria y territorio. In STEEL, DJ. Geografía económica. Barcelona: Ediciones Alfa, 1990, vol 1, p. 124-199.

 

3. Artículos en las publicaciones en serie

SAEZ, Zacarias. Cambios en los entornos metropolitanos. Revista Urbana, 1985, vol. 42, nº 12, p. 126-133.
 

Referencia bibliográfica

PEIXOTO CALDAS, José Manuel. Usos y apropiación queer del espacio urbano: el caso Gayeixample en Barcelona y Chueca en Madrid. La planificación territorial y el urbanismo desde el diálogo y la participación. Actas del XI Coloquio Internacional de Geocrítica, Universidad de Buenos Aires, 2-7 de mayo de 2010.
<http://www.filo.uba.ar/contenidos/investigacion/institutos/geo/geocritica2010/266.htm>

 

volver al programa

logogeocritica