Literatura Española I (Medieval)
Volver a la página principal

LÍRICA MEDIEVAL CASTELLANA


ANTOLOGÍA
I
Nuno Fernandes Torneol
Cantiga de amigo

Levad’, amigo, que dormides as manhanas frias
todalas aves do mundo d’amor dizian:
leda m’and’eu.

Levad’, amigo, que dormide-las frias manhanas
todalas aves do mundo d’amor cantavan:
leda m’and’eu.

Todalas aves do mundo d’amor dizian:
do meu amor e do voss’en ment’avian,
leda m’and’eu.

Todalas aves do mundo d’amor cantavan:
do meu amor e do voss’i enmentavan,
leda m’and’eu.

Do meu amor e do voss’en ment’avian,
vos lhi tolhestes os ramos en que siian,
leda m’and’eu.

Do meu amor e do voss’i enmentavan,
vos lhi tolhestes os ramos en que pousavan,
leda m’and’eu.

Vos lhi tolhestes os ramos en que siian
e lhi secastes as fontes en que bevian,
leda m’and’eu.

Vos lhi tolhestes os ramos en que pousavan
e lhi secastes as fontes u se banhavan,
leda m’and’eu.

II
Anónimo
Villancico

So ell encina, encina,
so ell encina.

Yo me iba, mi madre,
a la romería;
por ir más devota
fui sin compañía:
so ell encina.

Por ir más devota
fui sin compañía.
Tomé otro camino
dejé el que tenía:
so ell encina.

Halléme perdida
en una montaña,
echéme a dormir
al pie dell encina:
so ell encina.

A la media noche
recordé, mezquina;
halléme en los brazos
del que más quería:
so ell encina.

Pesóme cuitada
de que amanecía,
porque yo gozaba
del que más quería:
so ell encina.

Muy bendita sía
la tal romería:
so ell encina.

III
Marqués de Santillana
Villancico a unas tres fijas suyas

Por una gentil floresta
de lindas flores e rosas,
vide tres damas fermosas
que de amores han recuesta.
Yo, con voluntad muy presta,
me llegué a conoscellas;
començó la una de ellas
esta canción tan honesta:
Aguardan a mí:
nunca tales guardas vi.

Por mirar su fermosura
destas tres gentiles damas,
yo cobrime con las ramas,
metíme so la verdura.
La otra con gran tristura
començó de sospirar
e dezir este cantar
con muy honesta mesura:
La niña que amores ha,
sola, ¿cómo dormirá?

Por no les fazer turbança
non quise ir más adelante.
A las que con ordenança
cantaban tan consonante,
la otra con buen semblante
dixo: “Señoras de estado
pues las dos habéis cantado,
a mí conviene que cante”:
Dejatlo al villano pene;
véngueme Dios delle.

Desque ya hobieron cantado
estas señoras que digo,
yo salí desconsolado,
como ome sin abrigo.
Ellas dixeron: “Amigo,
non sois vos el que buscamos,
mas cantad, pues que cantamos”:
Sospirando va la niña
e non por mí,
que yo bien se lo entendí.

IV
Anónimo

Aquel caballero, madre
tres besicos le mandé:
creceré y dárselos he.

Porque fueron los primeros
en mi niña juventud,
prometilos por vertud,
amores tan verdaderos:
aunque envíe mensajeros,
otra cosa no diré:
creceré y dárselos he.

Los ojos con que le vi
han seído causadores
que sean mantenedores
los votos que prometí:
la promesa que le di
yo muy bien la guardaré:
creceré y dárselos he.

V
Anónimo

Enemiga le soy, madre,
aquel caballero yo,
mal enemiga le só.

En quererme es él de sí
tan enemigo cruel,
como yo enemiga dél
por ser amiga de mí:
nunca en cosa pidió “sí”
que no le dijese “no”:
mal enemiga le só.

VI
Anónimo

Aquel caballero, madre,
que de mí se enamoró,
pena él y muero yo.

Madre, aquel caballero
que va herido de amores,
también siento sus dolores
porque dellas mismas muero;
su amor tan verdadero
merece que diga yo:
pena él y muero yo.

VII
Anónimo

Niña, erguídeme los ojos
que a mí enamorado me han.

No los alces desdeñosos
sino ledos y amorosos,
que mis tormentos penosos
en verlos descansarán.

De los muertos haces vivos
y de los libres cativos:
no me los alces esquivos,
qu’en vellos me matarán.

Niña, erguídeme los ojos
que a mí enamorado me han.

VIII
Anónimo

Abaja los ojos, casada,
no mates a quien te miraba.

Casada, pechos hermosos,
abaja tus ojos graciosos;
no mates a quien te miraba,
abaja los ojos, casada.

IX
Anónimo

Al alba venid, buen amigo
al alba venid.

Amigo el que yo más quería
venid al alba del día.

Amigo el que yo más amaba,
venid a la luz del alba.

Venid al alba del día,
non trayáis compañía.

Venid a la luz del alba,
non trayáis gran compaña.

X
Villancico de Juan del Encina

No te tardes que me muero
carcelero
no te tardes que me muero.

Apressura tu venida
porque no pierda la vida
que la fe no está perdida
carcelero
no te tardes que me muero.

Bien sabes que la tardanza
trae gran desconfianza
ven y cumple mi esperanza
carcelero
no te tardes que me muero.

Sácame desta cadena
que recibo con gran pena
pues tu tardar me condena
carcelero
no te tardes que me muero.

La llave para soltarme
ha de ser galardonarme
proponiendo no olvidarme
carcelero
no te tardes que me muero.

XI
Canción de Florencia Pinar a unas
perdices que le enviaron vivas

D’estas aves su nación
es cantar con alegría
y de vellas en prisión
siento yo grave passión
sin sentir nadie la mía.

Ellas lloran que se vieron
sin temor de ser cativas
y a quien eran más esquivas
essos mismos las prendieron.
Sus nombres mi vida son,
que van perdiendo alegría,
y de vellas en prisión
siento yo grave passión
sin sentir nadie la mía.

XII
Canción de Juan de Mena

Más clara que non la luna
sola una
en el mundo vos nacistes,
tan gentil que non hovistes
nin tovistes
competidora ninguna.
Desde niñez en la cuna
cobrastes fama e beldad,
con mucha graciosidad
que vos dotó la fortuna.

XIII
Glosa de Jorge Manrique

Yo soy quien libre me vi,
yo, quien pudiera olvidaros,
yo soy el que por amaros
estoy, desque os conocí,
sin Dios y sin vos y mí.

Sin Dios, porque’n vos adoro
sin vos, pues no me queréis,
pues sin mí, ya está de coro,
que vos sois quien me tenéis.
Assí que triste nací,
pues que pudiera olvidaros,
yo soy el que por amaros
estoy, desque os conocí,
sin Dios y sin vos y mí.

XIV
Canción de Juan de Mena

Beldades que con vos moran
vos fazen parecer tal
que las damas todas lloran
e los hombres vos adoran
como cosa celestial.
Y los defuntos passados
por muy santos que ellos fuessen,
en la gloria son penados,
descontentos, no pagados,
por morir sin que vos viessen.

E los ángeles del cielo,
a quien Dios mesmo formó
trocan lo blanco por duelo
porque non son en el suelo
a miraros como yo.
E tanto dezir vos oso
sin fablar contrariedad
que Nuestro Señor poderoso
se falla vanaglorioso
en fazer vuestra beldad.

Humano poder no fuera
bastante de vos fazer
ni vuestro padre pudiera
acabado que quisiera
sin el divino poder.
Non reclamando herejía
que non lo digo, par Dios,
non nació ni nacería
salvo la Virgen María
ninguna tal como vos.

XV
Canción de Pedro de Cartagena
a la Reina Isabel

De otras reinas diferente,
princesa, reina y señora
¿qué smalte porné que assiente
en la grandeza excelente
que con su mano Dios dora?
Que querer yo comparar
vuestras grandezas reales
a las cosas temporales
es como la fe fundar
por razones naturales.

Tan alta materia es esta
que no sé como m’atreva
que si a la tierra s’acuesta
no me alcança la ballesta,
y si al cielo, sobrelleva.
Mas carrera verdadera,
que sin efecto se funda,
es que sois mujer entera,
en la tierra la primera
y en el cielo, la segunda.

XVI

Es la boz de mi canción
de un dolor call alma toca,
que el tenor lleua la boca,
las contras, el coraçón.
Las palabras son dolores
candan en el pensamiento,
penadas del sufrimiento
que las haze ser mayores.
Van notadas de tal son,
que su boz all alma toca
y el tenor lleua la boca,
las contras, el coraçón.

XVII

¿De dónde venís, amore?
Bien se yo de donde.
Caballero de mesura,
no venís a la postura;
bien se yo de donde,
¿De dónde venís, amore?
Bien se yo de donde.

XVIII

¿Con qué la lavaré
la flor de la mi cara,
con qué la lavaré,
que vivo mal penada?
Lávanse las casadas
con agua de limones,
lavóme yo, cuitada,
con ansias y dolores.
¿Con qué lavaré,
que vivo mal penada?

XIX

De los álamos vengo, madre,
de ver cómo los menea el aire.
De los álamos de Sevilla,
de ver a mi linda amiga;
de ver cómo los menea el aire.
De los álamos vengo, madre,
de ver cómo los menea el aire.

XX

En la fuente del rosel
lavan la niña y el doncel.
En la fuente de agua clara
con sus manos lavan la cara,
él a ella y ella a él,
lavan la niña y el doncel.

XXI

¿Cómo queréis, madre,
que yo a Dios sirva,
siguiéndome el amor
a la contina?
Cuanto a Dios más sirvo,
amor más me sigue;
cuando a él más me llego,
más me persigue.
Tal vida como ésta
no sé quién la vive,
siguiéndome el amor
a la contina.
¿Cómo queréis, madre,
que yo a Dios sirva,
siguiéndome el amor
a la contina?

XXII

Vos me matastes,
niña en cabello,
vos me habéis muerto.
Riberas de un río
vi moza virgo,
niña en cabello;
vos me habéis muerto.
Vos me matastes,
niña en cabello,
vos me habéis muerto.

XXIII

Ab la dolchor del temps novel

Guillermo de Poitiers (princ. s. XII)


Ab la dolchor del temps novel
foillo li bosc, e li aucel
chanton, chascus en lor lati,
segon lo vers del novel chan:
adonc esta ben c'om s'aisi
d'acho dont hom a plus talan.

De lai don plus m'es bon e bel
no vei mesager ni sagel,
per que mos cors non dorm ni ri
ni no m'aus traire adenan,
tro qu 'eu sacha ben de la fi
s'el'es aissi com eu deman.

La nostr'amor vai enaissi
com la brancha de l'albespi,
qu'esta sobre l'arbr'en creman,
la nuoit, ab la ploi'ez al gel,
tro l'endeman, que-l sols s'espan
per la fueilla vert el ramel.

Enquer me menbra d'un mati
que nos fezem de guerra fi
e que-m donet un don tan gran:
sa drudari'e son anel.
Enquer me fais Dieus viure tan
qu'aia mas mans soz son mantel!

Q u'eu non ai soing d'estraing lati
que·m parta de mon Bon Vezi;
qu'eu sai de paraulas com van,
ab un breu sermon que s'espel:
que tal se van d'amor gaban,
nos n'avem la pessa e·l coutel.


XXIV


Bache bene venies
(Carmina Burana)

Bache bene venies
gratus et optatus;
per quen noster animus
fit letificatus


ISTUD VINUM BONUM VINUM
VINUM GENEROSUM
REDDIT VIRUM CURIALEM
PROBUM ANIMOSUM

Iste Ciphus concavus
de bono meru profluus ;
siquis bibit sepius
satis fit et ebrius.

ISTUD VINUM BONUM...

HEC SUNT VASA REGIA
QUIBUS SPOLIATUR ;
JERUSALEM ET REGALIS
BABILON DILATUR.

ISTUD VINUM BONUM...

EX HOC CYPHO CONSCII
BIBENT SUI DOMINI ;
BIBENT SUI SOCII
BIBENT ET AMICI

ISTUD VINUM BONUM...

BACHUS FORTE SUPERANS
PECTORA VIRORUM ;
IN AMORE CONCITAT
ANIMUS EORUM.

ISTUD VINUM BONUM...

BACHUS SEPE VISITANS
MULIERUM GENUS.
FACIT EAS SUBDITAS
TIBI O TU VENUS !!

ISTUD VINUM BONUM...

BACHUS VENAS PENETRANS
CALIDO LICUORE;
FACIT EAS IGNEAS
VENERIS ARDORE.

ISTUD VINUM BONUM...

BACHUS LENIS LENIENS
CURAS ET DOLORES;
CONFERT FOCUM GAUDIA
RISUS ET AMORES.

ISTUD VINUM BONUM...

BACHUS MENTEM FEMINE
SOLET HIC LENIRE;
COGIT EAM CITIUS
VIRO CONSENTIRE.

ISTUD VINUM BONUM...

AQUA PRORSUS COITUM
NEQUIT IMPETRARE
BACHUS ILLAM FACILE
SOLET EXPUGNARE.

ISTUD VINUM BONUM...

BACHUS NUMEN FACIENS
HOMINEM IOCUNDUM,
REDDIT EUM PARITER
DOCTUM.. ET FACUNDUM

ISTUD VINUM BONUM...

BACHE DEUS INCLITE
OMNES HIC ASTANTES,
LETI SUMUS MUNERA
TUA PRELIBANTES.

ISTUD VINUM BONUM...

OMNES TIBI CANIMUS
MAXIMA PRECONIA.
TE LAUDANTES MERITO
TEMPORA PER OMNIA.

ISTUD VINUM BONUM...

Oh! Baco, bienvenido eres,
grato y esperado.
Por ti se alegra nuestro espíritu.

Este vino es del bueno
Vino generoso
Convierte al buen cortesano
En hombre valeroso

Esta copa hueca
donde se vierte el buen mosto
a los que bien beben
los sacia y emborracha.

Éstos son los cálices
reales sacados
de Jerusalem
y traídos desde Babilonia.

Expertos, de esta copa
beben sus dueños
beben sus compañeros y amigos

Baco invade con fuerza
el pecho de los hombres
y arrastra sus ánimos
hacia el amor.

Baco visita con frecuencia
el género femenino
haciendo de ellas
tus súbditas, oh! Venus!.

Baco, con el licor cálido
penetras las venas
con el ardor de Venus
las enciendes.

Suave Baco, tú suavizas
penas y dolores;
le das al hogar
risas, goces y amores.

Baco ablanda
el alma femenina,
hace que consienta
ante el hombre.

No intentes hacer el amor
con ayuda del agua;
es Baco el que te llevará a la unión

Baco es dios que hace feliz al hombre;
lo convierte también en elocuente sabio

¡Divino ilustre Baco!,
todos los presentes
por tus dones felices brindamos.

Los mejores himnos
te entonamos todos;
te alabamos con justicia por los siglos.

XXV

De muitas guisas
nos guarda de mal
- 58 –

Como Santa Maria desviou a monja que se non fosse
con un cavaleiro con que posera de ss' ir. De muitas guisas nos guarda de mal
Santa Maria, tan muyt' é leal.
E dest' un miragre vos contarei
que Santa Maria fez, com' eu sei,
da monja, segund' escrit' achei,
que d' amor lle mostrou mui gran sinal.
De muitas guisas nos guarda de mal
Santa Maria, tan muyt' é leal.
Esta monja fremosa foi assaz
e tia ben quant' en regla jaz,
e o que a Santa Maria praz,
esso fazia senpr' a comunal.
De muitas guisas nos g....
Mas lo demo, que dest' ouve pesar,
andou tanto pola fazer errar
que a troux' a que ss' ouve de pagar
dun cavaleiro; e pos preit' atal
De muitas guisas nos g....
Con ele que sse foss' a como quer,
e que a fillasse pois por moller
e lle déss' o que ouvesse mester;
e pos de s'ir a el a un curral
De muitas guisas nos g....
Do mõesteir'; e y a atendeu.
Mas en tant' a dona adormeçeu
e viu en vijon, ond' esterreçeu
con mui gran pavor que ouve mortal.
De muitas guisas nos g....
Ca sse viu sobr' ur poç' aquela vez,
estreit' e fond' e mais negro ca pez,
e o demo, que a trager y fez,
deita-la quis per i no infernal
De muitas guisas nos g....
Fogo, u mais de mil vozes oyu
d' omes e muitos tormentar y viu;
e con med' a poucas xe lle partiu
o coraçon, e chamou: Sennor, val
De muitas guisas nos g....
Santa Maria, que Madr' es de Deus,
ca sempre punnei en faze-los teus
mandamentos, e non cates los meus
pecados, ca o teu ben nunca fal.»
De muitas guisas nos g....Pois esto disse, foi-ll' aparecer
Santa Maria e mui mal trager,
dizendo-lle: «Venna-ch' or' acorrer
o por que me deitast', e non m' en cal.»
De muitas guisas nos g....
Esto dito, un diaboo a puxou
dentro no poç'; e ela braadou
por Santa Maria, que a sacou
del, a Reynna nobre spirital.
De muitas guisas nos g....
Des que a pos fora, disse-ll' assi:
«Des oge mais non te partas de mi
nen de meu Fillo, e se non, aqui
te tornarei, u non averá al.»
De muitas guisas nos g....
Pois passou esto, acordou enton
a monja, tremendo-ll' o coraçon;
e con espanto daquela vijon
que vira, foi logo a un portal
De muitas guisas nos g....
U achou os que fezera vyr
aquele con que posera de ss' ir,
e disse-lles: «Mal quisera falir
en leixar Deus por ome terral.
De muitas guisas nos g....
Mais, se Deus quiser, esto non será,
nen fora daqui non me veerá
ja mais null' ome; e ide-vos ja,
ca non quer' os panos neno brial.
De muitas guisas nos g....
Nen mentre viva nunca amador
averei, nen non quer' eu outr' amor
senon da Madre de Nostro Sennor,
a Santa Reynna celestial.»
De muitas guisas nos guarda de mal
Santa Maria, tan muyt' é leal.

R.- De muchas maneras nos guarda de mal Santa María, tan leal nos es.

Y de esto un milagro voy a contar, tal como lo sé, que hizo Santa María a una monja, -según lo he hallado escrito- que le dio una gran prueba de amor. // Esta monja fue muy hermosa y observaba cuanto está en la regla y lo que place a Santa María lo hacía siempre y puntualmente. // Pero el demonio, que de ello tuvo pesar, se movió tanto para hacerla errar, que la llevó a que se pagase de un caballero, que maquinó de suerte que // con él se fuese de cualquier manera y que la tomaría por mujer, y le daría cuanto fuese necesario, y le propuso ir a un corral // del monasterio, y él la esperó allí. Pero, entre tanto, la dueña se adormeció y vio una visión que la estremeció con pavor mortal. // Porque aquella vez se vio sobre un pozo estrecho, y hondo, y más negro que la pez, y el demonio que la había hecho llevar allí, quería echarla en el infernal // fuego donde oía más de mil voces de gentes y veía atormentar a muchos y, con el miedo, se le partía el corazón, y clamó:
-“Señora, váleme // Santa María que eres Madre de Dios, porque siempre quise cumplir tus mandatos, y no mires mis pecados, que tu bien nunca falta.” //
Cuando esto hubo dicho, vino a aparecérsele Santa María, y a reprenderla diciendo:
-“Que venga a socorrerte aquel por quien me dejaste, que a Mí no me compete.”//
Esto dicho, un diablo la empujó adentro del pozo, y ella gritó por Santa María, la Reina noble, espiritual, que la sacó de él. // Cuando estuvo fuera, le dijo así:
-“Desde hoy no te apartes de Mí ni de mi Hijo, y si no, aquí te volveré, y no habrá remedio.”//
Después que esto pasó, se despertó la monja, temblándole el corazón; y con el espanto de aquellas visiones que había visto, se fue luego a un portal // donde halló a aquéllos con quienes conviniera el fugarse, y les dijo:
-“Mal quise errar, por dejar a Dios por hombre terrenal. // Pero, si Dios quiere, esto no será, ni me verá ya fuera de aquí ningún hombre; marchaos que no quiero los paños ni el brial. // Y, mientras viva, nunca tendré otro amador, ni otro amor quiero sino el de la Madre de Nuestro Señor, la Santa Reina celestial.”


XXVI

Como po-den per sas culpas
Os ome-s seer co-ntreitos
Assi po-den pela Virgen
Depois se-er sa-os feitos.

Ond’ aveo a un ome
Por pecados que fezera
Que foi tolleito dos nenbros
Dua door que ouvera
E durou assi cinc’ anos
Que mover-se non podera
Assi avia os nenbros
Todos do corpo maltreitos. Como ...

Con esta enfermidade
Atan grande que avia
Prometeu que se guarisse
A Salas logo irya
E hua livra de cera
Cad’ano ll’ofereria
E atan toste foi sao
que non ouv’ y outros preitos. Como...


E foi-sse logo a Salas
Que sol non tardou niente
E levou sigo a livra
Da cera de boa mente
E ya muy ledo como
Quen sse sen niun mal sente
Pero tan gran tenp’ ouvera
Os pes d‘andar desafeitos. Como...

Daquest’a Santa María
Deron gracas e loores
Porque livra os doentes
De maes e de doores
E demais esta rogando
Senpre por nos pecadores
E poren devemos todos
Sempre seer seus sogeitos. Como...

R.- Como los hombres pueden quedar contrahechos, por sus culpas, así, por la Virgen pueden quedar después sanos.

Lo que sucedió a un hombre, por los pecados que había hecho, que quedó tullido de los miembros, con un dolor que tuvo, y pasó así cinco años, sin que pudiera moverse, pues tenía maltrechos todos los miembros del cuerpo. //
Con esta enfermedad tan grande que tenía, prometió que, si sanase, iría a Salas y le ofrecería cada año una libra de cera, y tan pronto quedó sano, que no hubo más que hacer. // Y se fue luego a Salas, sin tardar nada, y llevó consigo la libra de cera, de buen grado, e iba tan alegre como aquel que no siente ningún mal, aunque hubiera tenido tanto tiempo los pies desacostumbrados de andar. //
Y de esto a Santa María dieron gracias y loor, porque libra a los enfermos de males y de dolores, y además está rogando siempre por nosotros pecadores, y por ello debemos todos ser súbditos suyos.


XXVII

Quantas sabedes amar amigo

(Cantiga de amigo de Martín Codax)
Quantas sabedes amar amigo,
treides comig´ a lo mar de Vigo:
E bannar nos emos nas ondas!

Quantas sabedes amare amado,
treides comig´ a lo mar levado:
E bannar nos emos nas ondas!

Treides comig´ a lo mar de Vigo:
e veeremo´ lo meu amigo:
E bannar nos emos nas ondas!

Treides comig´ a lo mar levado
E veeremo´ lo meu amado:
E bannar nos emos nas ondas!


XXVIII

Calabaça, No sé, buen amor
Anónimo

Calabaça, No sé, buen amor, que te faça.

No te puedo más faser,
por rrasón del bien querer,
Qu´en la boca te meter
igualmente con mi taça.

Que el Señor que te crió
Tan bruñida te sacó,
Qu´en ti sola no dexó
Un pelo ni una rraça.

Pues te dio naturalesa
En tu ser tan lindesa,
Que de tu gran bellesa
Quien te vee s´enbaraça.

Pero más haré contigo
Como verdadero amigo,
Que te llevaré comigo
Quando quiera que vaya a caça.

Para ir en romería
O en otra cualquier via,
Ante la Virgen María
Podrás pareçer en plaça.


XXIX

LAS ESTRELLAS DE LOS CIELOS

Las estrellas de los cielos,
una y una se hacen dos,
no tenéis tanta firmeza
como tenemos los dos.


XXX


Avrix mi galanica

- Avrix mi galanica.
Que ya va´manecer.
- Avriv no vos avro
mi lindo amor.
-La noche yo no durmo
Pensando en vos.

-mi padre ´sta meldando
Mos oyerá.
-Amatalde la luzezica
Si se dormirá,
Amatalde la luzezica
Si s´echerá.

-Mi madre ´sta cuziendo
Mos oyerá.
-Pedrelde la algujica
Si se dormirá
Pedrelde la algujica
Si s´echerá.

-Mi hermano ´sta ´scriviendo
Mos oyerá.
-Pedrelde la pendolica
Si se dormirá
Pedrelde la pendolica
Si s´echerá.

XXXI




Volver a la página principal

Contáctenos
secrit@conicet.gov.ar
litespan1@filo.uba.ar